26 de septiembre
Martes
Despejado
20°
33°
Miércoles
Muy nublado
21°
34°
Jueves
Muy nublado
20°
30°
Viernes
Chubascos
18°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Edición Impresa
domingo 4 de diciembre de 2016, 01:00

Cartes y Lugo caminan de la mano

Por Estela Ruiz Díaz
Por Estela Villalba

El tema de la reelección sigue marcando el ritmo del debate político y a pesar de las claras trabas constitucionales, se resiste a morir porque quienes alientan la idea encontraron atajos jurídicos para mantener el tema con pulmotor.

La aspiración de Fernando Lugo y Horacio Cartes está perjudicando gravemente la marcha del país porque la guerra política se juega en el Congreso y el campo de batalla es el Presupuesto General de la Nación y la Justicia.

La guerra recrudeció esta semana con una disputa con ribetes de escándalo que revelan el grado de intolerancia política y del todo vale de cara al 2018.

LA ECONOMÍA. El presidente Horacio Cartes acusó a los senadores de usar la ley de presupuesto como arma política. "Pe (esa) famosa Comisión de Finanza para extorsionar. Para extorsionar al Poder Judicial. Por eso que hay algunos que tienen tanto poder en el Poder Judicial. Este o juicio político. Este o tu Presupuesto. Y así van extorsionando al país".

La oposición en el Senado (disidencia colorada de Mario Abdo Benítez y la Multibancada opositora) respondió con duros golpes al Poder Ejecutivo cortándole alas en materia económica . Redujo de USD 600 millones a 349 millones la emisión de bonos soberanos. A esto el ministro de Hacienda, Santiago Peña, dijo que condenaron al país al default. Limitaron al BCP su política monetaria. A esto, el presidente de la banca central, Carlos Fernández Valdovinos respondió que "estamos en un proceso de venezuelización que poner en riesgo la estabilidad monetaria, es inaudito".

La batalla llegó a su punto álgido con un duelo verbal de baja estofa. Los senadores se sintieron ninguneados cuando Peña señaló no estar dispuesto a negociar con los disidentes porque solo quieren embarrar la cancha. "Por qué me tengo que sentar a negociar con ellos cuando yo siento que estoy haciendo lo correcto". El senador Juan C. Galaverna lo calificó de "pajero, Bambi, cipayo". Desirée Masi agregó "Pinocho y hurrero 2.0"; Silvio Ovelar le aconsejó leer más y comparó el cartismo con el comportamiento de los monos. En este contexto se dan las negociaciones.

ENEMIGOS ALIADOS. La política es el arte de lo posible y eso incluye alianzas coyunturales de enemigos íntimos. Es lo que sucede con la reelección, donde la ambición del ex obispo favorece la ambición del presidente. ¿Mera casualidad? ¿O pacto de alto vuelo?

La guerra ANR versus Lugo parece cada vez más a una obra de teatro donde los malos no son tan malos ni los buenos son tan buenos como pretenden hacernos creer. Pelean en el Congreso, pero cuando los intereses coinciden hablan el mismo idioma.

La ANR demandó a Lugo ante el TSJE por "propaganda engañosa" porque no puede ser reelecto. El Frente Guasu pegó el grito al cielo acusando al cartismo de cercenar con triquiñuelas judiciales la carrera electoral del ex presidente que aseguran no está prohibida.

Pero los caminos paralelos van encontrando su punto de encuentro y las sospechas de un acuerdo político crece cada vez más. Es que la demanda colorada es una valija de doble fondo. Fracasado el proyecto de enmienda y la imposibilidad de la reforma, Cartes vio que la teoría semántica constitucional de Lugo puede ser su salvavidas para la reelección. Lo dijo Lilian Samaniego, la negociadora de bajo perfil del cartismo. Que el presidente está dispuesto a competir nuevamente si la Corte habilita a Lugo. "Los propios abogados del senador Lugo aclaran que en el caso de que él (el ex obispo) esté habilitado y los ex presidentes de la República, y que en el caso de que el presidente Horacio Cartes renunciara seis meses antes a la presidencia también puede ser candidato nuevamente para ser reelecto", apuntó.

Y tiene razón. En el documento de respuesta del Frente Guasu al TSJE, señala textualmente que Lugo "se encuentra plenamente habilitado para ser candidato y ejercer legítima y constitucionalmente el cargo de presidente de la República del Paraguay. IGUALMENTE LO ESTARÍA HORACIO MANUEL CARTES JARA, SI RENUNCIA A LA PRESIDENCIA SEIS MESES ANTES A LOS COMICIOS DEL 2018".

La izquierda se da el lujo de darle ideas de hasta cuándo puede renunciar. Ese párrafo del documento parece escrito en los pasillos palaciegos.

Solo se espera la resolución del TSJE, que probablemente sea la misma posición de 1999. Se lavará las manos señalando que es un pleito constitucional y que la Corte Suprema es la que debe escribir el final de esta historia.

En tanto, Efraín Alegre amenaza enjuiciar a la Corte que hasta hace poco protegió con uñas y dientes y Mario Abdo grita vanamente que no existe certeza constitucional.

En tanto, esperan con ansiedad dos adversarios que hoy caminan de la mano esta vía torcida. Uno alegando poder popular. El otro poder absoluto.