6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 1 de agosto de 2016, 18:41

Cartes remueve la cúpula antiguerrilla tras el secuestro de un adolescente menonita

Asunción, 1 ago (EFE).- El presidente paraguayo, Horacio Cartes, apartó hoy del mando de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), que combate a la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), al general de brigada Martín Cáceres, al cumplirse 5 días del secuestro de un menonita de 17 años por el grupo armado.

A Cáceres, que llevaba nueve meses en el cargo, le sustituye el general de brigada José Alvarenga como nuevo comandante de la FTC, el combinado de policías y militares fundado bajo el Gobierno de Cartes para acabar con el EPP, informó la Presidencia.

Su salida del puesto se produce cuando se intensifican las críticas a la FTC por su falta de resultados en la lucha contra la guerrilla, que además de al menonita Fran Wiebe tiene secuestrados a otro colono de esa comunidad religiosa y a un policía.

Integrantes del EPP, ya identificados por el Gobierno, secuestraron el pasado miércoles a Wiebe cuando faenaba en una estancia de la colonia menonita de Río Verde, en el norteño departamento de San Pedro.

El EPP exige el pago de 700.000 dólares por la liberación del joven, cuya familia comunico a través de los medios que no dispone de esa cifra.

Wiebe es el segundo miembro de la comunidad menonita paraguaya que está en poder del EPP, tras el secuestro el pasado 8 de agosto de Abrahan Fehrn, también en el departamento de San Pedro.

La guerrilla puso entonces como condición a la familia de Fehrn el pago de medio millón de dólares para ponerlo en libertad.

Y desde hace dos años, el EPP tiene secuestrado al suboficial de policía Edilio Morinigo, para cuya liberación pidió la excarcelación de varios de sus presos, canje que rechazó el Gobierno.

El Gobierno paraguayo atribuye al EPP medio centenar de asesinatos y varios secuestros desde su fundación en 2008.