4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
miércoles 10 de agosto de 2016, 01:00

Cappro pide medidas al Gobierno para frenar la fuga de soja a la Argentina

El gremio industrial plantea medidas urgentes para contrarrestar el régimen de importación temporaria de Argentina, que está incentivando la salida de granos de soja y amenaza al sector aceitero.

Pese a la proyección de que este año se cerrará con la producción récord de nueve millones de toneladas de soja, se observa una leve caída en las exportaciones de productos industrializados (harinas y aceites a base de soja).

Esta contracción del sector industrial podría acentuarse en unos meses si el Gobierno no toma medidas para contrarrestar el régimen de importación temporaria que Argentina puso en rigor desde marzo, manifestó el presidente de la Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleaginosas y Cereales (Cappro), Enrique Ohaco, en una presentación hecha ayer en ocasión a los diez años del gremio.

Según el empresario, esto amenaza con desabastecer de materias primas a las fábricas locales en unos años.

Ohaco explicó que desde marzo de 2016, como una medida del Gobierno de Mauricio Macri, reestablecieron el régimen de importación temporaria en Argentina, lo que permite a las industrias procesadoras argentinas traer grano de los países vecinos, para convertirlos en harina y aceite. Anterior a esta medida, las procesadoras argentinas se encontraban con mayor presión impositiva que no hacían rentable la compra de materia prima de otros países.

¿Cómo afecta? A criterio de la Cappro, el camino para lograr un "Paraguay del futuro" es que la industrialización crezca, lo que, por un lado, da valor agregado al producto a exportar, en forma de harina y aceite, no grano. Por otro, la instalación de más fábricas procesadoras significan puestos de trabajo dentro del país, explicó Ohaco.

Pero, gracias al régimen argentino, ya se exportaron 500.000 toneladas de granos de soja en los últimos tres meses. "Se perdió Paraguay la oportunidad de industrializar eso aquí, y darle valor agregado aquí", dijo Ohaco.

Esto ya afectó a la industrialización, que reportó un 3% de decrecimiento en comparación al mismo periodo del año pasado, indicó el presidente de la Capro.

De mantenerse todo tal y como está, se podría cerrar el año con más del millón de granos exportados a la Argentina, dijo. Esto a su vez se traduciría a la larga en periodos ociosos de las procesadoras y, por ende, reducción de personal.

Esto amenaza la industrialización, teniendo en cuenta la cantidad procesada el año pasado, explicó. En el 2015, la industrialización de oleaginosas en Paraguay alcanzó el 44% de la producción, es decir, 3,6 millones de toneladas de granos de soja.

Propuesta. Ohaco dijo que la primera medida que exigen al Gobierno es establecer una "política espejo". Es decir, tener un régimen de importación temporaria en Paraguay, y así comprar libremente materia prima de Bolivia, Brasil o el norte de Argentina.

Así también es necesario que haya incentivos fiscales para que sea más negocio industrializar en Paraguay antes que exportar el grano en estado natural, afirmó.

En ese sentido, recordó la Ley 5051/2013, que permite la devolución del IVA a los exportadores de soja y productos derivados. En la reglamentación, se contempla el mismo porcentaje de devolución para ambos, siendo que, a su criterio, los industriales deben recibir el 100%, ya que generan más fuentes de trabajo e ingresos. Basta con modificar esto con un decreto, dijo.