21 de agosto
Lunes
Mayormente despejado
22°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 4 de mayo de 2017, 01:11

"Canelo" Álvarez y Chávez Jr. tiran de "patriotismo" para vender su duelo

Las Vegas (EE.UU.), 3 may (EFE).- Sin ningún título en juego y nada que aportar deportivamente, los púgiles mexicanos Saúl "Canelo" Álvarez y Julio César Chávez Jr. tiraron de nuevo de "patriotismo" para vender la pelea que van a protagonizar el próximo sábado en el T-Mobile Arena, de Las Vegas.

Nadie cuestiona que el posible éxito económico que puede dejar la pelea, pero a nivel deportivo es considera por todos los expertos como desigual y fuera de lugar, dado que Álvarez al único rival que tendría que enfrentar es al Kazako Gennady Golovkin.

El púgil europeo, que el pasado marzo unificó el título del peso mediano al ganar por decisión unánime al estadounidense Daniel Jacobs, reiteró que está listo para enfrentarse a Álvarez, y es lo que ha deseado siempre.

Golovkin campeón invicto, que ahora posee cuatro títulos del peso mediano, como son los del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Federación Internacional (FIB), Organización Internacional (OIB), y Asociación Mundial (AMB), que estaba en poder de Jacobs, es demasiado para Álvarez y eso lo saben en el equipo del púgil mexicano.

Especialmente su promotor Óscar De La Hoya, que no acepta la pelea entre ambos porque conoce el verdadero riesgo que corre el púgil que más dinero le da en estos momentos, y que con una derrota lo bajaría de nivel de elite.

De ahí que ahora todos los implicados en el duelo entre Álvarez y Chávez Jr. no tengan más argumento para justificarla que el quedar en alto al boxeo mexicano, aunque entre los dos rivales haya una gran diferencia.

Álvarez, aunque no posee un título mundial, se encuentra de nuevo en su mejor momento profesional, mientras que Chávez Jr. está más cuestionado que nunca en cuanto lo que puede ser su futuro.

Una derrota por nocáut lo saca de inmediato del grupo de púgiles mexicanos que todavía pueden vender entradas, mientras que un triunfo sería recuperar la condición de boxeador estrella que puede aspirar de nuevo a un título mundial.

Pero las apuestas no le son favorables, Álvarez es el gran favorito y también necesita una victoria contundente de cara a seguir imponiendo condiciones para el posible duelo con Golovkin, que es el que realmente desean los buenos aficionados al boxeo tanto mexicanos como estadounidenses y del resto del mundo.

De ahí que la cita del sábado entre ya en su recta final de promoción con el convencimiento que Álvarez será el gran triunfador y Chávez Jr. el gran perdedor, papeles que ambos púgiles también tienen ya asimilados.

Quedó demostrado en la última rueda de prensa ofrecida en el Teatro KA de Las Vegas, donde ambos púgiles consideraron desde su perspectiva personal que la pelea es el sueño de que todo México se sienta orgulloso de ellos este fin de semana, porque van a poner en alto al boxeo de su país.

Además fueron educados en las manera y en las expresiones para al final llegar a la conclusión ante los periodistas que muchas cosas buenas deben salir de un duelo, que de acuerdo a la versión de los propios boxeadores, era el "esperado", y entre todas destacaron el nacimiento de un nuevo ídolo de la nación.

"De mi parte les puedo decir que se sientan orgullosos de lo que estamos haciendo a nivel mundial dos mexicanos, creo que eso es lo primero que tienen que sentirse, orgullosos, cualquier mexicano en cualquier parte del mundo podemos hacer mucho, primero que nada se tienen que sentir orgullosos", declaró Canelo con un lenguaje reiterativo. "Este sábado veremos de lo que somos capaces los mexicanos".

El mismo discurso patriótico aportó Chávez Jr. y se atrevió a decir que no había motivo para que se "criticase" la pelea porque era la que habían pedido desde hace mucho tiempo.

"Lo más importante de esto es que dos mexicanos van a conseguir de nuevo que las fechas de mayo y septiembre sean nuestras, pienso que el ganador va a ser México porque un ídolo surgirá de esta pelea", argumentó el hijo de la leyenda del boxeo azteca.

Precisamente, fue Julio César Chávez el que también con un lenguaje "especial" señaló que ahora lo único que importaba era subir al cuadrilátero y demostrar lo que cada uno de los púgiles podía ofrecer.

Pero si fue "sincero" y mostró su clase como deportista cuando admitió que la misión que tiene su hijo es "muy difícil", pero no "imposible".

Mientras que para consumar la "fiebre" patriótica, De La Hoya, que le tiene preparada una bolsa de 18 millones de dólares a Álvarez, y el presidente de la Comisión Atlética de Nevada, Bob Bennett, echaron mano de la historia y recordaron la Batalla de Puebla, motivo por el que se festeja el 5 de mayo para conmemorar el triunfo el ejercito mexicano sobre el francés.