17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
29°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 8 de agosto de 2017, 01:00

Campesinos: Responsabilidad asuncena

Los campesinos tienen responsabilidad de defender su causa (no perder sus tierras por deudas) con lo único que les queda pacíficamente: Usar la desobediencia civil no cumpliendo las leyes de tránsito en Asunción con la consiguiente molestia que eso significa.

Volvieron y el Ejecutivo de Cartes prepara carro hidrante, cargas de antimotines, balines de goma, garroteada etc… Cuidado, porque lo avisamos: Cartes es responsable de las vidas humanas campesinas que se pierdan o queden maltrechas en una nueva masacre de Curuguaty en Marina Cué. Revisen bien el protocolo de la represión que piensan hacer.

La venida de campesinos a Asunción también es responsabilidad de los asuncenos.

Entre nosotros en la ciudad hay dos tipos de ciudadanos.

Los que se burlan e insultan a los campesinos por dificultarles el tránsito. Personas sin sentido social o correligionarios fanatizados con los que es casi imposible dialogar.

Escribo para el resto que es mayoría. Ciudadanos honestos que soportan las consecuencias de la desobediencia civil en el trastorno callejero, pero que comprenden o quieren comprender por qué vienen los campesinos. Deberíamos tener lugares públicos donde explicarles todo esto.

Bastaría también que en grupo fueran a la plaza delante del Congreso y hablaran con los campesinos. Que les cuenten sus historias. Vean lo mal alimentados que están.

El poco precio de un trabajo agrícola del que se aprovechan los transportistas. Pongámonos en su pellejo por empatía. Acabaremos haciéndonos amigos y llevándoles otro día alimentos y ropas de abrigo. Habremos conocido a gente muy valiosa.

Quiero hablar ahora a los que pertenecen a movimientos y grupos políticos, culturales y religiosos que sueñan en un nuevo Paraguay.

Hemos de hacer alianzas con los compañeros campesinos, participar de sus actos en la plaza y en sus manifestaciones. Necesitamos hermanarnos, unirnos tácticamente o personalmente en esta venida.

Lo que ocurre con los campesinos sometidos a la usura por deudas tiene una causa mayor de la que mañana hablaremos.