7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
domingo 6 de noviembre de 2016, 01:00

Campesinos de Guahory no quieren terreno que Indert analiza comprar

Campesinos de Guahory descartaron una de las propiedades que el Indert analiza comprar para ellos. Sostienen que las tierras no son aptas para la agricultura familiar campesina.

El viernes, dirigentes campesinos acompañados de funcionarios del Indert, fueron a verificar las tierras en el distrito de Yhú, a unos 46,8 km de Guahory. La propiedad de 1.550 hectáreas es ofertada por la firma España Informática.

Elvio Araújo, dirigente labriego, dijo a ÚH que esta propuesta queda desechada, ya que, por lo que pudieron observar y las apreciaciones de antiguos pobladores, las tierras no sirven para la agricultura familiar campesina

El Indert recibió 15 ofertas de venta, de las cuales, siete fueron preseleccionadas. De estas siete ofertas se desprenden dos, que de acuerdo con el ente, reúnen las mejores condiciones agrológicas. Una de ellas es la de España Informática, ya descartada por los campesinos.

En los próximos días, los campesinos verificarán otra propiedad en la localidad de San Joaquín. Son 1.445 hectáreas pertenecientes a la Industrial Maderil, de Juan Altieri, presidente de la Federación Paraguaya de Madereros (Fepama) y vicepresidente de la Unión de Gremios de la Producción (UGP).

Altieri se comunicó días atrás con este diario y aseguró que las tierras ofertadas por su firma son altamente productivas y que no están en venta a los efectos de la especulación.

“Nuestra empresa no está, en ningún caso, metida en ningún tipo de intención de ganar dinero a costilla del Estado”, había dicho.

Desde el Indert se informa que se cuenta con los recursos económicos para la compra inmediata de uno de los inmuebles.

Tensión. A lo largo y ancho de la colonia Guahory, ubicada en el distrito de Tembiaporã, se percibe un ambiente caldeado desde setiembre pasado, cuando más de 200 familias campesinas fueron desalojadas.

Entre amenazas de muerte, ambos grupos, el de los colonos brasiguayos y el de los campesinos persisten en el lugar.

Los colonos se preparan para plantar soja, y piden protección policial para ese trabajo. Por el otro lado, los campesinos manifiestan que no dejarán a los colonos plantar.

Esta situación preocupa de sobremanera a la Policía Nacional, pues es en esos cruces cuando suelen ocurrir incidentes.