22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
lunes 12 de septiembre de 2016, 01:00

Caen otros tres por el asesinato de militar y recuperan los fusiles

Por Édgar Medina y Robert Figueredo

Durante varios procedimientos realizados en la jurisdicción de Ciudad del Este, agentes de Investigación de Delitos lograron detener a otros tres sospechosos en el crimen del sargento 1º Pedro Rodrigo Riveros y, además, se recuperaron los dos fusiles que fueron robados al militar.

Los detenidos fueron identificados como Rafael Villalba Fernández, que cuenta antecedentes por robo agravado, homicidio doloso, su hermano, Diosnel y Rubén Bogado Ferreira, con antecedentes por abuso sexual en niños. Estos se suman a los otros dos ya capturados en la causa, que son: Carlos Osmar Aguilera y el sargento 1º Marcelino Delvalle Cantero.

En uno de los procedimientos que se realizaron anoche, en el kilómetro 8, lado Monday a 400 metros de la Ruta Internacional Nº 7 José G. Rodríguez de Francia, se logró la captura de Rafael y Rubén.

En poder de ambos, los policías lograron recuperar uno de los fusiles ametralladora M16, calibre 5.56, que fue robado al militar asesinado. Posteriormente también fue detenido Diosnel, también en el Este el país.

Mientras que el otro fusil del Ejército paraguayo, los investigadores recuperaron en otro procedimiento también en CDE en horas de la mañana cuando estaba por ser vendido al Primer Comando Capital (PCC). Esta arma de guerra fue entregada por miembros de la red de traficantes que ya tenían preparado comercializarla presumiblemente el PCC.

Con respecto a la comercialización del arma de guerra recuperada a la mañana en el Este, los agentes de Investigación de Alto Paraná fueron contactados por un abogado para proceder a la entrega de la misma.

La víctima, Rodrigo Riveros, desapareció la semana pasada con dos fusiles M16 y su pistola del puesto de militares que custodiaban la sucursal del Banco Nacional de Fomento de Juan Eulogio Estigarribia, Caaguazú. Su cadáver fue hallado varios días después, en otra zona.

El arma estaba guardada en la vivienda de Jorge Cabañas Pino, en el barrio San Agustín de Ciudad del Este, de donde fue retirado por el subcomisario Víctor López. A la casa pudieron llegar luego de que el abogado Carlos Montiel, en representación de Virgilio Rubén González Recalde, del Bº Remansito de Ciudad del Este, contactara con los agentes