5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 11 de septiembre de 2016, 01:00

Cae un militar de Dimabel y un civil por crimen de sargento en Campo 9

Por Robert Figueredo

J. EULOGIO ESTIGARRIBIA

La activación del celular del sargento primero Pedro Rodrigo Riveros Rojas, asesinado en este distrito del Departamento de Caaguazú, condujo a la detención del sargento primero de Infantería Marcelino Delvalle Cantero, quien habría comercializado el aparato al día siguiente de la desaparición del militar. Tras esta situación fueron detenidos los implicados en la compra del aparato telefónico.

También fue detenida Sonia Elizabeth Caballero Rojas (34), quien activó el celular tras recibir el obsequio de su marido Luis Alberto Villalba (33). Este compró el aparato por G. 100.000 de Carlos Osmar Aguilera Cano (27) quien al ser indagado confesó que recibió el celular de su ex camarada de cuartel.

La Policía indagó y confirmó que se trata de Delvalle Cantero, uniformado destinado en la Dirección del Material Bélico (Dimabel), según Investigación de Delitos de Caaguazú.

El operativo de la detención del militar se realizó en Dimabel de Asunción y de los demás en Ciudad del Este a cargo de personal Antisecuestro en compañía de personal de Investigación de Delitos del Departamento de Caaguazú.

Luego de verificar las conexiones, el fiscal Édgar Torales, de Campo 9, ordenó la libertad de la pareja que adquirió el teléfono aparentemente de buena fe.

Los agentes de Antisecuestro de la Policía identificaron los rodados que sirvieron como movilidad para el robo de los dos fusiles M16 y la posterior ejecución del sargento primero, cuyo cuerpo fue hallado el pasado miércoles en una parcela de cultivo de trigo en la colonia menonita Bergthal.

EVIDENCIAS. Según los investigadores, las evidencias halladas en los dos vehículos comprometerían seriamente al sargento Delvalle Cantero.

Una vainilla 9 mm y un gran número de cintillos utilizados para maniatar al uniformado fueron encontrados en uno de los rodados.

Precisamente en el dormitorio de la víctima como también en la escena del crimen fueron levantados los cintillos con las mismas características.

Según agentes de Criminalística, el disparo de la ejecución fue con arma 9 mm y eso coincide con el tipo de arma que usa el sospechoso.

Los dos fusiles ya habrían sido vendidos en el mercado negro de Ciudad del Este por un valor de USD 10.000 cada uno. Teniendo en cuenta las características del hecho, la Policía presume que no solo Delvalle Cantero participó del robo al sargento y su posterior asesinato. Consideran que en los próximos días tendrían la identidad de otras personas ligadas a Delvalle con quienes aparentemente se cometió el crimen. Según la ley, la Dimabel, donde fue detenido el militar y unidad a la que pertenece, es la que está facultada a registrar, controlar y reglamentar la tenencia de armas de fuego, la fabricación, importación, exportación, venta, traslado, almacenamiento, depósito y custodia de armas de fuego.