8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Mayormente nublado
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
sábado 19 de noviembre de 2016, 01:00

Cae supuesto homicida de arquitecto; tenía su celular

El ahora detenido aparentemente se dedicaba a captar clientes en las redes sociales para prestar sus servicios sexuales. El sospechoso salió el mes pasado de Tacumbú y tiene otras dos denuncias encima.

La Policía detuvo al supuesto homicida del arquitecto Feliz Segundo Benítez Molas, de 64 años, ultimado a puñaladas en su habitación, en el barrio Ciudad Nueva, de Asunción, entre la tarde del pasado lunes y madrugada del martes. Se trata de Gerardo Antonio Coronel Florentín, de 24 años, ex convicto con dos antecedentes por robo agravado.

Un teléfono celular sustraído de la víctima fue hallado en poder del sospechoso. Además, una mochila incautada durante el allanamiento había quedado en la casa del profesional y llamativamente tras el crimen desapareció, refiere el comisario Abel Cañete, jefe de Apoyo Técnico de la Policía. De esa manera, sostienen que Coronel está implicado en el homicidio.

Respecto a la mochila, la víctima fatal había mencionado que iba a recibir una visita de Ciudad del Este en donde precisamente vive el ahora detenido.

CAPTABA VÍCTIMAS. Aparentemente, el ex convicto captaba a sus víctimas en las redes sociales, en especial en el Facebook. Preferentemente buscaba homosexuales para prestar sus servicios. En Ciudad del Este se dedicaba presuntamente al proxenetismo, de acuerdo a lo que refiere una fuente de la pesquisa.

El mes pasado abandonó la Penitenciaría de Tacumbú y tiene encima dos denuncias, según agentes de Investigación de Delitos.

La Policía sospecha que el presunto homicida actuó solo en el momento del asesinato. Aún desconocen las causas que llevaron a la violenta muerte del arquitecto, a quien conocían por su condición de homosexual, refieren los propios vecinos del barrio.

En total acusó siete puñaladas en diferentes partes del cuerpo, especialmente en la espalda, abdomen y brazo.

Una trabajadora de la casa de Feliz Benítez descubrió la macabra escena. El cuerpo desnudo del arquitecto y el piso bañado en sangre hacía presumir que se trataba de un crimen pasional. Luego de verificar las pertenencias del hombre, faltaban la billetera y tres aparatos celulares, uno de los cuales finalmente apareció en poder de Coronel.

La fiscala Fátima Britos comunicó que imputará por homicidio doloso al principal sospechoso del crimen con saña del arquitecto.