18 de agosto
Viernes
Mayormente nublado
20°
24°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
10°
22°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
sábado 17 de junio de 2017, 01:00

Cae en la Argentina eslabón del PCC en el caso Prosegur

Édgar Medina

CIUDAD DEL ESTE

Personal de la Gendarmería Nacional Argentina capturó ayer a Néstor Ariel Palma Bustamante, argentino, de 43 años, en la localidad de Ituzaingó. Tenía pedido de captura internacional por el megarrobo perpetrado contra la firma Prosegur Paraguay SA, el 23 de abril pasado, en Ciudad del Este. La orden partió de la fiscala Denise Duarte, quien junto al agente Marcelo Saldívar investigan el caso.

Palma Bustamante sería brazo derecho de un narcotraficante brasileño en el Paraguay y aparece como el propietario de la vivienda ubicada en el barrio San José de Ciudad del Este, que era utilizada como aguantadero de los soldados del Primer Comando Capital (PCC) antes del millonario atraco. En el lugar se habían incautado teléfonos celulares, ropas y enseres que serían de los soldados de la facción del grupo sindicado por el atraco.

La detención del argentino se produjo en las inmediaciones del hotel Yacyretá, de la localidad de Ituzaingó, en la provincia de Corrientes, ubicada a 127 kilómetros de la ciudad de Encarnación, Departamento de Itapúa, limítrofe con la Argentina.

Los agentes de la Policía argentina pudieron localizarlo, luego de que la Policía Nacional solicitara ayuda para su detención, informándole que el sospechado había cruzado la frontera. En ese contexto, confirmaron que ingresó por Posadas, Misiones, limítrofe con la ciudad de Encarnación, y desde allí se desplazó a Ituzaingó, donde fue capturado ayer.

EL CASO. La investigación sobre el robo de más de USD 11.000.000 a Prosegur se encuentra en el estado de análisis de los elementos incautados como chips telefónicos, muestras para pruebas de ADN y otros objetos colectados por los investigadores.

Unos 100 delincuentes habrían intervenido en el mayor asalto perpetrado en Alto Paraná, para lo cual utilizaron armas de guerra, incluyendo tres fusiles antiaéreos, explosivos, además de una flota de más de 15 vehículos, de los cuales cinco eran blindados.