10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
lunes 8 de agosto de 2016, 01:00

“Cada día que amanece espero con esperanza una noticia de mi hijo”

Don Abrahán Fehr rompió otra vez el silencio y a un año del plagio de su hijo –llamado como él– está expectante de alguna información. Las familias de los otros secuestrados también aguardan noticias.

Por Carlos Aquino y Freddy Aguilera

RÍO VERDE, SAN PEDRO

"Es el año más largo de mi vida", es la expresión más importante dicha por Abrahán Ferh, el colono menonita cuyo hijo –que lleva el mismo nombre– se encuentra secuestrado hace exactamente un año por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), en el programa La Lupa ayer, desde la colonia Manitoba.

Con la voz ronca y la tonada característica del castellano con que hablan los colonos, Fehr hizo el comentario que resume el primer año del calvario que es el secuestro de su hijo. Se lo ve cansado de no tener ninguna información de los secuestradores, ni una comunicación siquiera, mucho menos algún dato esperanzador de los investigadores, que desde hace meses no tienen contacto con la familia.

"Esperamos una noticia o una prueba de vida de Abrahán, pero hasta el momento no tenemos ninguna. Cada día que amanece espero con esperanza por lo menos una noticia de mi hijo y de Franz, que fue llevado ahora, que está directamente en el pensamiento", expresó el padre del secuestrado.

En otro momento, dijo que aguarda la paz y tranquilidad en su comunidad de Manitoba, San Pedro, paz que se tenía antes, pero que ahora cambió desde el plagio.

Don Abrahán Fehr no encuentra explicación a por qué los secuestradores se llevaron a su hijo, ya que solo son simples trabajadores de la tierra, como muchos otros.

"Todo cambió, antes era felicidad, ahora solo es dolor, sufrimiento de nuestra familia y toda la colonia comparte nuestro dolor, nuestra desesperación, ellos también sufren", dijo.

Mencionó que su esposa perdió la felicidad desde aquel día en que se llevaron a Abrahán y que también le afecta en su salud.

trabajo. Abrahán Fehr, un gran referente de la colonia Manitoba, también se refirió a la idea de dejar el país; con tanta inseguridad y de no poder trabajar tranquilamente, la comunidad tiene siempre esa idea de dejar todo y buscar otros sitios donde realizar lo que saben hacer, dijo. Sin embargo, no saben dónde.

El hermano de Abrahán, David Fehr, en ese aspecto dijo que personalmente no quiere dejar el país, solo que hace falta mayor seguridad para poder trabajar. También espera una comunicación con los secuestradores para, por lo menos, ver qué hacer para recuperar a Abrahán, en el sentido de si hay que reunir plata. A la familia ahora solo le resta esperar.