4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 31 de octubre de 2016, 02:00

Buscan superar errores ortográficos con dictados y lectura en voz alta

Pese a que son técnicas que se van desechando, docentes de escuelas públicas y privadas optan por dictar oraciones en voz alta en clase. Critican la reforma educativa y los errores ortográficos.

Evitar que los niños lleguen a la secundaria, y luego a la universidad, con graves problemas de ortografía y de lectura es lo que buscan algunos docentes de colegios públicos y privados. Mantienen tradiciones como el dictado, la lectura en voz alta o la memorización de textos en las aulas. Según aseguran, estas prácticas fueron desechadas en las últimas décadas en pos de la reforma educativa.

"El dictado y la lectura en voz alta son metodologías esenciales para ayudar a los chicos en el proceso de lectoescritura", asegura la profesora de Escolar Básica y Media Miryam Buzó, quien trabaja en el Colegio Experimental Paraguay Brasil (CEPB).

Al igual que una buena parte de los profesores locales, la docente siente que la reforma educativa de los 90 trajo varios aspectos negativos, como en la escritura. "Hay muchísimos errores de ortografía que se cometen ahora, yo creo que por la falta de dictado", opina la maestra.

Buzó agrega que tampoco debe aplicarse el dictado o la memorización de textos en cualquier asignatura, como en Ciencias Naturales. "Existen materias prácticas donde la memorización o el dictado no sirven, pero para Lengua y Literatura o Historia la memorización de textos es necesaria, así como el cálculo mental lo es en Matemáticas".

Preparación. La profesora de Lengua y Literatura Castellana Claudia Martínez, del Cristo Rey, coincide en parte con estas teorías, pero también cree que la falta de preparación de los maestros hace que utilicen menos estos métodos.

"El dictado por el dictado para una clase no sirve, debe darse dentro del proceso de la lectoescritura. Debemos los pedagogos justificar bien esta técnica", expresa.

Al escuchar una palabra se trata de desarrollar también la semántica, es decir, el significado de esa palabra que va dentro de una oración, remarca. "Yo sigo haciendo dictado en mis clases y el niño que hizo mucho dictado también comprende lo que lee, no solo repite por repetir", sostiene.

Además, Martínez incluye evaluaciones entre los alumnos para saber si escribieron bien y si entendieron las reglas ortográficas que fueron dictadas. Esta metodología mantiene hasta en el séptimo grado.

Los profesores de escuelas de gestión oficial también optan por seguir con estas prácticas pedagógicas. También realizan tareas como presentaciones de lectura en voz alta para estimular la lengua castellana.

Estas actividades en algunas instituciones educativas se realizan inclusive con apoyo del Ministerio de Educación y Cultura (MEC).

Uno de los países donde el dictado o la lectura en voz alta retornaron es Francia, que cumple su primer año aplicando estas técnicas por orden oficial de su Ministerio de Educación.

El MEC francés declaró a mediados del 2015 que esta decisión es para mejorar la ortografía de los alumnos.