7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 13 de octubre de 2016, 01:00

Buscan a narco tras hallazgo del cuerpo de comerciante con 14 tiros

Por Edgar Medina

CIUDAD DEL ESTE

El hallazgo del cuerpo sin vida de Darío Ramón González Silvero (48), quien desapareció el domingo pasado, se produjo en la mañana de ayer, en el río Monday, a unos 400 metros del puente ubicado en el km 14 Monday, de Minga Guazú, donde habían quedado restos de sangre. La fiscala Zunilda Ocampos confirmó que presentó 11 impactos en la cabeza y 3 en el brazo derecho.

Los investigadores ahora buscan a Valmir López Dos Santos, brasileño, con condena por tráfico de drogas en su país, quien se había fugado de una subcomisaría de Cascavel en agosto pasado, y a Edilson Luccas Bueno Hugo. El primero es el principal sospechoso de ser el autor o mandante del crimen por un incidente derivado de su aprehensión por agentes de la subcomisaría del barrio 23 de Octubre, en setiembre de este año. Los policías lo liberaron tras pagar una coima de G. 28 millones, según testigos.

Lopes Dos Santos está con paradero desconocido desde el domingo pasado, día de la desaparición de González Silvero. Las novias de ambos son hermanas, identificadas como Sara Emilce Pezoa Sugasti (22), pareja del brasileño, y Juana Soledad Pezoa Sugasti, novia del ahora fallecido. Las dos fueron aprehendidas por la fiscala Ocampos y dieron su versión ante la Fiscalía.

El brasileño se habría enojado con González Silvero, luego de que pagara cerca de G. 30 millones de coima a agentes de la citada subcomisaría en setiembre pasado, cuando fue aprehendido por fumar marihuana. Los agentes policiales advirtieron al brasileño que fue su concuñado quien le delató.

Lopes Dos Santos habría planeado vengarse de González Silvero luego de pasar dos días en el calabozo de la sede policial y percatarse que por culpa de su concuñado los agentes subieron el pedido de coima de G. 5 millones a 50 millones. Al final terminaron arreglando su liberación por G. 28 millones, de acuerdo a lo relatado por las jóvenes a la prensa. Los agentes policiales no informaron del procedimiento a sus superiores.

Dos brasileños desconocidos se encontraban compartiendo un asado con Lopes Dos Santos el domingo pasado, poco tiempo antes de que se produjera la desaparición del comerciante.

Los agentes del grupo Antisecuestro y de la División de Investigación de Delitos presumen que estos dos serían los sicarios.