22 de junio
Jueves
Despejado
19°
28°
Viernes
Despejado
20°
28°
Sábado
Mayormente despejado
18°
28°
Domingo
Muy nublado
18°
28°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
sábado 18 de marzo de 2017, 11:25

Buscan determinar participación de niños en Guerra

Una excavación arqueológica busca determinar lo ocurrido en la batalla de Acosta Ñu, una de las últimas de la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870), en la que se cree que unos 3.000 niños y adolescentes paraguayos perecieron peleando contra el Ejército de Brasil.
EFE

Se trata de uno de los episodios más cruentos de esa guerra, que enfrentó a Paraguay con Brasil, Argentina y Uruguay, y sirvió para establecer la conmemoración del Día del Niño en la nación guaraní, cada 16 de agosto.

La batalla sigue estando inmersa en la memoria colectiva de los paraguayos, pese al tiempo transcurrido desde el 16 de agosto de 1869, cuando fallecieron esos menores en plena batalla, o por las posteriores represalias de las fuerzas brasileñas, según los testimonios de la época.

Las excavaciones, todavía sin fecha y que estarían a cargo de la Secretaría de la Cultura (SNC), se darían en un área de unas 1.600 hectáreas (unos 25 campos de fútbol) del departamento de Cordillera (centro), dijo a Efe Ruth Alison, arqueóloga del ente.

La intención de la SNC de realizar las excavaciones se da tras la declaración del lugar como patrimonio natural, cultural y arqueológico, y después de que algunos pobladores alertaran de que piezas y objetos de esa batalla fueron hallados durante la extracción de arcilla por parte de una fabrica local.

Alison indicó que las excavaciones tendrán como primer fin encontrar restos óseos que prueben con exactitud la participación de niños, adolescentes y hasta mujeres que se enfrentaron a los brasileños en Acosta Ñu.

"Con los huesos se pueden determinar datos como edad y sexo, a partir de los que podrían ser hallados en la excavación, y así saber con certeza la participación de niños en la contienda", aclaró.

En ese sentido, dijo que hay experiencias en otros sitios donde se desarrolló la guerra en que fueron hallados restos óseos en los alrededores de los puestos de enfermería, en fosas destinadas para desechos biológicos.

"Tenemos experiencias en otros sitios en los cuales fueron hallados restos óseos, en Tuyutí, por ejemplo, donde los puestos de salud tenían sus propias fosas para desechar miembros amputados", añadió Alison.

Alison agregó que lo que se busca en una primera investigación es averiguar el punto exacto donde tuvo lugar la batalla para iniciar las excavaciones arqueológicas, que se realizarían por cuadrículas de no más de cuatro metros cuadrados.

"Ya tenemos una ubicación cercana a lo que estamos buscando y queremos llegar a constatar el lugar exacto donde sucedió la matanza de los niños", subrayó.

La profesional resaltó que las excavaciones son también importantes para la arqueología militar, mediante la identificación de trincheras y el hallazgo de restos de uniformes o armas que puedan aportar un poco de conocimiento sobre cómo ocurrieron los hechos en esa contienda.

Alison resaltó que el lugar se "desnaturalizó" porque se manipuló mucho la superficie e incluso se excavó indiscriminadamente en busca de oro o reliquias de la guerra que puedan tener un valor comercial.

En ese sentido, Alison explicó que se llegó a utilizar dinamita en el suelo para buscar objetos de valor e incluso las famosas carretas donde se dijo que transportaba oro el mariscal Francisco Solano López, el presidente de Paraguay que murió al final de la guerra en una emboscada de las fuerzas brasileñas.

Real o no, la presencia de ese oro forma ya parte de las leyendas de esa guerra, también conocida como Guerra del Paraguay o Guerra Guasu (Guerra Grande, en guaraní).

Alison señaló que antes de comenzar las excavaciones, la Secretaría del Ambiente (SEAM) debe establecer el nivel de explotación de la zona para evitar un daño permanente al ecosistema del lugar.

Con la declaración patrimonial, el escenario de la batalla de Acosta Ñu se suma a otros lugares emblemáticos de la Guerra de la Triple Alianza, como la fortaleza defensiva de Humaitá (sur) o el enclave montañoso de Cerro Corá (norte), que la SNC considera importante restaurar y conservar para mantener la memoria de la contienda.

Durante la Guerra contra la Triple Alianza, Paraguay perdió a cerca de la mitad de la población, quedando una relación de cuatro mujeres por cada hombre, de acuerdo con los cálculos más aceptados por los historiadores.