20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 24 de marzo de 2017, 10:31

Bulgaria corre peligro de prolongar su inestabilidad tras las elecciones

Sofía, 24 mar (EFE).- La inestabilidad política con la que Bulgaria afronta este domingo sus terceras elecciones generales en cuatro años amenaza con continuar debido a la dificultad que prevén los sondeos para formar una mayoría de gobierno.

Al cierre hoy de la campaña electoral, las últimas encuestas dan al partido populista conservador GERB, en el poder desde 2009 a 2013 y luego desde 2014 hasta el pasado enero, el 31,7 por ciento de los sufragios, frente al 29,1 que obtendría el Partido Socialista (BSP).

De confirmarse esas proyecciones, ninguno de los dos partidos tendría mayoría suficiente en el Parlamento para formar gobierno y debería buscar el apoyo de, al menos, otras dos formaciones.

Boiko Borisov, líder del GERB y primer ministro hasta finales de enero, advirtió hoy de los riesgos de la inestabilidad en un momento en el que, dijo, Bulgaria está rodeada de zonas en conflicto.

"El próximo lunes Bulgaria tiene que estar más estable que nunca para no tener el destino de los demás países vecinos, que se enfrentan a una mala clasificación crediticia e inestabilidad política", dijo Borisov en el mitin de cierre de campaña, celebrado en Sofía.

En ese sentido, Borisov recordó que Bulgaria se encuentra cerca de focos de inestabilidad como Crimea, la península ucraniana anexionada por Rusia en 2014, y de Kosovo, que se separó de Serbia en 2008.

Mientras, la líder del BSP, Kornelia Ninova, insistió durante la campaña en suspender las sanciones de la Unión Europea (UE) contra Rusia y prometió mejorar las relaciones de Bulgaria con ese país.

Borisov y Ninova han coincidido en criticar a Turquía y a su presidente, el islamista Recep Tayyip Erdogan, al que acusan de intentar influir en los asuntos de Bulgaria, donde hay una importante minoría turca (unas 700.000 personas).

Ambos coinciden además en señalar a la alianza ultranacionalista Patriotas Unidos como su socio predilecto para formar un nuevo ejecutivo tras las elecciones.

Simpatizantes de esta formación protagonizaron hoy un bloqueo simbólico de la frontera con Turquía para tratar de impedir lo que consideran "turismo electoral" por parte de miles de búlgaros de origen turco, que residen en Turquía.

Al menos un autobús fue parado hoy en el punto fronterizo de Kapitan Andreevo, al sureste del país, según indicaron varios testigos.

En los últimos días decenas de autobuses fueron detenidos en la frontera por los manifestantes y los pasajeros tuvieron que cruzarla andando, aunque luego pudieron continuar viaje en el mismo vehículo.

Los Patriotas Unidos, una coalición formada el año pasado por tres partidos con un fuerte discurso xenófobo y antimusulmán, será, según los sondeos, la tercera fuerza, con cerca del 9 por ciento, ligeramente por delante del PDS, partido que representa a la minoría turca.

Ante la esperada dificultad de formar Gobierno, algunos analistas piden una "gran coalición" entre GERB y BSP, lo que ambos rechazan.

"Me niego categóricamente a juntarme con el GERB", manifestó Ninova anoche en una entrevista concedida a la televisión privada bTV.

Los socialista búlgaros cierran esta noche su campaña con un mitin al aire libre en un parque de Sofía.

El escenario que dibujan los sondeos es el de un Parlamento con cinco formaciones y en el que será difícil sumar los 121 escaños que dan la mayoría absoluta.

Según la agencia demoscópica Alpha Research, el GERB obtendría entre 89 y 91 diputados; los socialistas entre 81 y 83, y Patriotas Unidos y el PDS entre 34 y 35 cada uno.

Los últimos sondeos, presentados esta semana, coinciden en que será decisivo el voto del 12 por ciento de indecisos que reflejan las encuestas.

No se espera que la participación electoral no superará el 55 por ciento, según los analistas.

El adelanto de estas elecciones se hizo necesario tras la dimisión de Borisov, quien se vio obligado a dejar el cargo porque su candidata a las presidenciales de noviembre pasado perdiera frente a Rumen Radev, un independiente prorruso apoyado por los socialistas.

Vladilav Punchev