17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente nublado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 3 de mayo de 2017, 11:54

Brasil refuerza la presencia policial en Río tras incendio y saqueo de vehículos

Río de Janeiro, 3 may (EFE).- El Gobierno brasileño anunció hoy el refuerzo de la seguridad en Río de Janeiro tras el incendio y saqueo de vehículos por parte de un grupo de delincuentes, aparentemente en respuesta a un operativo policial para controlar un enfrentamiento entre bandas rivales.

El ministro de Justicia, Osmar Serraglio, autorizó el envío de agentes de la Fuerza Nacional de Seguridad y de la Policía Federal de Carreteras a Río de Janeiro, la segunda mayor ciudad de Brasil y que atraviesa una crisis de seguridad pública.

El Ejecutivo respondió así a la solicitud realizada por el gobernador de Río, Luiz Fernando Pezao, quien llamó al presidente de Brasil, Michel Temer, tras los actos vandálicos que el martes generaron el caos en la capital fluminense.

El ministro brasileño explicó que actualmente hay en Río 125 agentes de la Fuerza Nacional, un grupo de policías de elite, e informó que otros 100 reforzarán la seguridad "en un primer momento".

Serraglio destacó que la vía Dutra, una importante carretera que une Río con Sao Paulo, es el punto más crítico del estado, debido a que es una ruta de tráfico de drogas y armas y donde ocurren una gran cantidad de asaltos a vehículos.

"La vía Dutra esta sirviendo como canal para alimentar a Río de drogas, armas, robos de carga, transportes y todo eso, terminando de alimentar el sistema de las organizaciones criminales", afirmó Serraglio.

El ministro reconoció que la inseguridad en Río de Janeiro ha aumentado en los últimos meses y apuntó la necesidad de llevar a cabo un "control más fuerte".

Río vivió escenas de guerra la víspera, cuando un grupo de delincuentes incendió ocho autobuses y camiones, los cuales fueron saqueados por algunos vecinos de la zona, que se llevaron el contenido de las cargas.

Los incidentes se produjeron tras una intervención policial a raíz de un "intenso" enfrentamiento entre grupos criminales en un suburbio en la región metropolitana de Río de Janeiro.

Al menos 40 personas fueron detenidas y más de 30 fusiles aprehendidos en el marco de la operación, según informó la policía militar.

La sensación de inseguridad ha aumentado en Río de Janeiro, especialmente tras el fin de ciclo de grandes eventos, como el Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016, por los que las autoridades habían reforzado la presencia de las fuerzas de seguridad.

Los enfrentamientos entre policías y criminales y entre las propias bandas de narcotraficantes que se disputan el control del tráfico de drogas en las favelas son comunes en Río de Janeiro, donde muchos de sus habitantes están acostumbrados a escuchar el sonido de los disparos.