3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 31 de agosto de 2016, 20:10

Brasil pasa página: cierra la era del PT y gira a la derecha

Río de Janeiro, 31 ago (EFE).- Brasil dejó hoy atrás la llamada "era del PT", como se conoce a los 13 años de Gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT), y dio un giro a la derecha con la destitución de Dilma Rousseff y la investidura de Michel Temer.

El Senado aprobó la destitución de Rousseff por una aplastante mayoría: 61 votos frente a 20, aunque la ya expresidenta, en una decisión inesperada de la Cámara alta, no será inhabilitada y podrá desempeñar cargos en la función pública.

La Cámara alta consideró que Rousseff cometió "delitos de responsabilidad" por las supuestas maniobras con las que intentó maquillar las cuentas públicas.

Brasil daba por descontada la destitución de Rousseff y no alteró su pulso con el proceso. En las calles, hoy, apenas unos cientos de personas celebraron el final del ciclo del PT, mientras que en Río de Janeiro y Brasilia, por el contrario, las movilizaciones fueron en apoyo de la expresidenta.

La histórica sesión que se vivió hoy en el Senado brasileño fue el desenlace, anunciado, de un proceso del que empezó a hablarse casi tras la asunción de Rousseff en su segundo mandato, en enero de 2015, y que se materializó a principios de este año.

El procedimiento avanzó y Rousseff, que llegó al poder en enero de 2011 y fue reelegida con más de 54 millones de votos a finales de 2014, fue separada temporalmente del poder en mayo y sustituida por su entonces vicepresidente, Michel Temer, líder del poderoso Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el más importante del país.

Desde entonces, se ha escrito una crónica con final anunciado. Desgastada por los escándalos de corrupción y la crisis económica, la primera mujer que ocupó la Presidencia de Brasil no logró recomponer las alianzas del PT y quedó en minoría ante el juicio político promovido por Temer y sus aliados.

Hoy, ya como expresidenta, Rousseff ha vuelto a denunciar que se ha consumado un "golpe de Estado" en Brasil y ha llamado a una "enérgica y firme oposición contra los golpistas".

"Es el segundo golpe de Estado que enfrento en la vida. Primero fue el militar (1964), que me afectó cuando era una joven militante; el segundo fue el parlamentario, que me derriba del cargo para el que fui elegida", afirmó Rousseff, arropada por decenas de simpatizantes y colaboradores minutos después de su destitución.

"Hoy el Senado tomó una decisión que entra a la historia de las grandes injusticias: escogieron rasgar la Constitución; decidieron interrumpir el mandato de una presidente que no cometió ningún delito; condenaron a una inocente y consumaron un golpe parlamentario", denunció en un enérgico discurso.

Rousseff convocó a las viejas bases del PT, hoy menguadas, a defender los logros sociales que estrenó su padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva, cuando llegó al poder, en 2003, y que permitieron a unos 30 millones de brasileños incorporarse -al menos temporalmente- a la clase media.

Pero Lula, que ha acompañado en los últimos días a Rousseff y que hoy se mantuvo en un discreto segundo plano junto a la expresidenta, vive sus horas más bajas.

Ya no es el político mejor valorado de Brasil. Muy al contrario, está en el blanco de la Justicia por corrupción y debilitado en su papel de líder de la oposición frente al Gobierno de Temer.

Además, el legado social que dejó tras ocho años de Gobierno -entre 2003 y 2011- se ha diluido por la recesión económica, el megaescándalo de corrupción en Petrobras y el agujero en las cuentas públicas.

Investido con plenos poderes presidenciales, Michel Temer reunió a sus ministros y les exigió que desmonten la tesis del "golpe".

"A quienes les digan golpistas, respondan golpistas son ustedes, que están en contra de la Constitución", porque el proceso contra Rousseff fue hecho "dentro del más estricto marco constitucional", dijo en su primer consejo de ministros tras jurar el cargo ante el Congreso.

A sus 75 años, este abogado que pertenece a una familia de origen libanés y que nunca encabezó una candidatura presidencial asume un país dividido políticamente y en plena recesión.

En su primer mensaje a la nación tras asumir el cargo, Temer propuso un diálogo con todos los sectores políticos en un esfuerzo para cumplir su compromiso de entregar el país "reconciliado" y en ritmo de crecimiento.

"Reitero mi compromiso de dialogar democráticamente con todos los sectores", dijo.

Los mercados, que le han apoyado, esperan que ahora cumpla con sus compromisos de reformas y ajustes, empezando por el sistema de jubilaciones y las privatizaciones.

Hoy mismo los últimos datos oficiales dibujaban un escenario desalentador: La economía de Brasil cayó un 3,8 % en el segundo trimestre en comparación con el mismo período del año pasado y el déficit fiscal llegó a los 11.100 millones de dólares, entre enero y julio, el mayor de la historia para un periodo similar, mientras que en el último año se perdieron 1,7 millones de empleos.

Los mercados, que daban por descontada la destitución de Rousseff, apenas reaccionaron hoy: La bolsa de Sao Paulo bajó un 1,15 % y el real se apreció un 0,61 % frente al dólar.

La asunción de Michel Temer implica, además, un giro radical en la política exterior de Brasil, que rompe con el círculo "bolivariano" y mira a países como Estados Unidos y a la Argentina del conservador Mauricio Macri.

"Espero que cuando dejemos el poder, lo hagamos con el aplauso del pueblo brasileño", declaró hoy Temer, aunque admitió que "no será fácil". Tiene poco más de dos años, hasta el 1 de enero de 2019, para lograrlo.

Mar Marín