25 de junio
Domingo
Muy nublado
19°
28°
Lunes
Mayormente nublado
19°
27°
Martes
Parcialmente nublado
19°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Internacionales
jueves 11 de febrero de 2010, 20:47

Brasil: Detención de gobernador abre precedente contra corrupción

La decisión de la Justicia brasileña de ordenar hoy la detención preventiva del gobernador del Distrito Federal de Brasilia, José Roberto Arruda, acusado de corrupción, abre un precedente en la lucha contra la impunidad en el país. | Brasilia, (EFE)

Arruda, de 56 años y sin partido político, se entregó hoy en la sede de la Policía Federal, poco después de que el Superior Tribunal de Justicia (STJ) ordenara su detención preventiva y la de cinco subalternos suyos, acusados de intentar sobornar a un periodista.

La denuncia del Ministerio Público Federal contra el gobernador y sus cinco colaboradores por los delitos de concierto para delinquir y corrupción de testigos fue la base para la orden de detención emitida hoy por el STJ, que también determinó que Arruda deberá abandonar el cargo.

"La prisión del gobernador José Roberto Arruda puede ser el marco histórico de la quiebra de la impunidad en la política brasileña. La Justicia actuó, como es su deber", manifestó en un comunicado el presidente de la Orden de Abogados de Brasil (OAB), Ophir Cavalcante.

Según Cavalcante, la sociedad brasileña, acostumbrada a que los numerosos casos de corrupción descubiertos en el país se queden sin castigo "puede, al fin, acreditar que hay luz al final del túnel".

Esta es la primera vez en el régimen democrático brasileño que un gobernador es detenido en el ejercicio del cargo.

Sin embargo, la permanencia de Arruda en la cárcel depende del resultado que obtengan sus abogados con un pedido de hábeas corpus que presentaron ante el Supremo Tribunal Federal (STF) y que será analizado hoy mismo por uno de los magistrados de la máxima corte.

El gobernador está en el ojo del huracán desde finales de noviembre pasado cuando su ex secretario de Relaciones Institucionales Durval Barbosa divulgó unas escandalosas imágenes grabadas con cámaras ocultas en las que se ve a Arruda y a varios diputados y miembros de su gobierno negociando la partición de sobornos.

El dinero que se repartía a manos llenas era producto de coimas de empresarios que se beneficiaban de contratos con el gobierno de Brasilia, la capital brasileña.

Entre los que aparecen en las imágenes figuran altos cargos de la administración del Distrito Federal y diez de los 24 diputados regionales que desde entonces han bloqueado en la Asamblea Legislativa la apertura de cualquier juicio político al gobernador.

Pese a que no aparece en ninguna de las grabaciones, el escándalo ha salpicado también al vicegobernador Paulo Octavio Alves Pereira, que debe ocupar el lugar de Arruda, razón por la cual el procurador general de la República, Roberto Gurgel, pidió una intervención del Gobierno federal en la administración de la capital.

Presionado por el escándalo y por las protestas populares, Arruda abandonó el pasado diciembre el partido Demócratas, al cual pertenecía, pero a pesar de la orden de detención sigue aferrado al puesto y hoy envió una carta a la Asamblea Legislativa en la que pide licencia del cargo "por el tiempo que perdure esta medida coercitiva", según señaló.

Arruda, que hace nueve años tuvo que renunciar al Senado por otro caso de corrupción, dice en la carta ser víctima de una "campaña insidiosa" y aunque consideró la decisión del Superior Tribunal de Justicia de ordenar su detención como "impropia, absurda", subrayó que debe "acatarla".

En los vídeos que lo llevaron a la cárcel, ampliamente difundidos por la televisión, se ve cómo Arruda y los demás implicados negocian las coimas a recibir y algunos de ellos guardan enormes fajos de dinero en bolsas, los calcetines, o en la ropa interior.

Una de las imágenes que más indignó a los brasileños muestra a Barbosa y otros implicados en una oración para agradecer a Dios por los favores recibidos.

En su primera defensa tras la divulgación de los vídeos, Arruda dijo que el dinero recibido era para comprar panetones (pan navideño) para regalar a los necesitados de Brasilia, mientras que que otro implicado dijo que había usado el dinero para pagar fotografías de personas pobres que no tenían siquiera documento de identidad.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, no se ha pronunciado sobre la detención, pero según distintos medios locales, asesores suyos dijeron que el mandatario recibió la noticia con tristeza porque considera que no es bueno para el país que un gobernador vaya preso. EFE