9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 11 de septiembre de 2016, 05:57

Brad Binder da un paso de gigante para proclamarse campeón en Aragón

Misano Adriático (Italia), 11 sep (EFE).- El surafricano Brad Binder (KTM) ha dado un paso de gigante para proclamarse matemáticamente campeón del mundo de Moto3 al conseguir su segunda victoria consecutiva y la quinta de la temporada en el Gran Premio de San Marino que se ha disputado hoy, domingo, en el circuito de Misano Adriático.

La caída del español Jorge Navarro (Estrella Galicia 0'0 Honda) dejó el camino expedito al líder del mundial camino de su primer título, máxime tras doblegar en la última vuelta a su rival más directo en la carrera de San Marino, el "local" Enea Bastianini.

El italiano Enea Bastianini (Honda) sorprendió al surafricano Brad Binder (KTM) con una salida fulgurante en la que el líder del mundial no pudo evitar que tras su estela se colocasen tanto el checo Jakub Kornfeil (Honda) como el español Jorge Navarro (Estrella Galicia 0'0 Honda), el único que cuenta con posibilidades matemáticas de retrasar la consecución de su primer título mundial.

Bastianini comandó la primera vuelta de carrera pero en la siguiente asumió ese rol el líder del mundial, que intentó cambiar el ritmo ya con los neumáticos más calientes para romper la carrera y evitar que se formase un grupo demasiado grande al frente de la misma pero su vuelta rápida del segundo giro recibió la contundente respuesta de sus rivales.

Tanto Arón Canet (Estrella Galicia 0'0 Honda), como Hiroki Ono (Honda) y Nicolo Bulega (KTM) respondieron con sendas vueltas rápidas para evitar que ese grupo se disgregase, pero en la tercera vuelta se hizo la primera selección con un corte en las nueve primeras unidades del pelotón principal, en el que se quedaron Binder, Bastianini, Kornfeil, Navarro, Canet, Bulega, Ono, Fabio di Giannantonio y Andrea Locatelli, quien en el cuarto giro hizo una nueva vuelta rápida de carrera.

El francés Fabio Quartararo (KTM), que iba por detrás de ese grupo fue el primer sancionado en carrera por acortar el circuito, obligado a perder por sanción seis posiciones y prácticamente fuera de cualquier posibilidad de ganar puestos durante la carrera.

Por detrás, Joan Mir (KTM), que tras unos malos entrenamientos se vio forzado a salir desde la sexta línea de la formación de salida, se convirtió en la cabeza de puente que acabó llegando hasta el grupo de cabeza en apenas un par de vueltas, mientras por delante los "hachazos" en los adelantamientos se prodigaron entre Binder, Bastianini o Bulega.

La carrera ya había perdido por entonces a varios protagonistas por caída, como el holandés Bo Bendsneyder (KTM), compañero de equipo de Brad Binder, la única fémina del campeonato, María Herrera (KTM), el argentino Gabriel Rodrigo (KTM), o el piloto invitado italiano Alex Fabbri (Mahindra), aunque no fueron los únicos, pues unos giros más tarde Jorge Navarro se fue por los suelos en la curva catorce sin posibilidad de continuar.

De esa manera, Jorge Navarro dejó expedito el camino a Brad Binder en la lucha por el campeonato, al que prácticamente dijo adiós, pues el surafricano incrementó sensiblemente las diferencias gracias a su victoria, además de que el hecho de no sumar ningún punto le hizo perder la segunda plaza frente al italiano Enea Bastianini en la tabla provisional del mundial.

Precisamente Bastianini y Binder se enzarzaron en una particular lucha que les permitió destacarse del resto de rivales en busca de la victoria en la carrera italiana, con un nutrido grupo perseguidor que encabezaron Nicolo Bulega y Joan Mir.

Poco a poco Binder y Bastianini se escaparon de sus perseguidores, asumiendo el líder del mundial toda la responsabilidad del ritmo de carrera, con Bulega primero y Mir después "tirando" del grupo perseguidor, en el que quedaron Kornfeil, Canet, Locatelli y el italiano Phillip Oettl (KTM), que también llegó desde atrás.

Mir cometió un error a tres vueltas del final al sobrepasar la línea del circuito, lo que le obligó a perder una posición en favor de Bulega, que recuperó poco después para continuar ascendiendo en un claro intento de llegar hasta el dúo de cabeza, al que recortó más de un segundo de distancia en esos giros finales, aunque no pudo lograr su objetivo y se tuvo que conformar con la tercera plaza por detrás de Binder y Bastianini.

Binder dio una lección magistral en la última vuelta, en la que entró líder su rival Bastianini, pero el surafricano había estudiado los puntos en donde era más rápido que su rival y esperó el momento oportuno para superarlo con suficiente y adjudicarse el triunfo.

Arón Canet concluyó la prueba en la séptima plaza, con Juanfran Guevara (KTM) también en los puntos merced a la duodécima posición, mientras que Javier Arenas (Peugeot) fue decimonoveno.

Juan Antonio Lladós