8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 23 de julio de 2016, 10:57

Bolivia exhibe un tesoro cinematográfico recuperado de una filmoteca española

La Paz, 23 jul (EFE).- Bolivia ha dotado de alas al pájaro de acero que pilotó Juan Mendoza, boliviano pionero de la aviación civil que salta a las pantalla después de 95 años en un cajón, mediante un proyecto de la Fundación Cinemateca Boliviana (FCB) que contó con apoyo de la cooperación española.

Se trata de la proyección de "El vuelo del piloto Juan Mendoza sobre Buenos Aires", un corto histórico que rescató la FCB de la Filmoteca del Instituto Valenciano de Cinematografía (IVAC) e incorporó al catálogo de obras que componen su patrimonio cultural.

"El proyecto a través del cual hemos rescatado y catalogado material muy importante es un proyecto que hemos hecho con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), 'Imágenes de Bolivia', de 2012", informó a Efe la directora de la FCB, Mela Márquez.

La proyección del corto, efectuada en los últimos días con motivo de los 40 años de la Cinemateca, fue posible gracias a un trabajo de colaboración entre esa entidad e IVAC, y a la financiación de Aecid.

"Es un corto que lo hemos incorporado a nuestro acervo el año pasado y nos parecía muy bueno tenerlo y difundirlo porque es un piloto muy importante de la historia de Bolivia y sus hazañas son muy importantes", sostuvo Márquez.

El corto, de producción argentina, es un testimonio histórico de la época en la que está rodado, principios de los años 20 del siglo pasado.

"La aviación en esos años estaba tirando un salto muy importante por diferentes motivos y también por motivos bélicos. Después fue fundamental para las guerras que vinieron. Como hoy el internet es para este siglo, la aviación lo fue para ese", aseguró Márquez.

Durante los once minutos de duración del filme, Buenos Aires es vista desde las alturas. El camarógrafo captó los lugares más icónicos de la Capital Federal y acompañó a Juan Mendoza en sus peripecias y acrobacias con la aeronave Fiat de 380 HP.

"Es fundamental para la historia de Argentina, pero para nosotros y para la historia de la aviación también (...). Para los años 20 era un gran salto ver el mundo desde arriba", agregó la boliviana.

La directora apuntó al libro "Los aviones en el cine silente boliviano", publicado en 2014 por Claudio Sánchez, como pista clave para localizar el corto.

Durante la investigación que realizó el autor para rastrear la historia de Bolivia a través de ambos temas en los que estaba interesado apareció una referencia al filme de Mendoza.

"Una de las piezas fundamentales (del libro) es esta película, así como otras películas que en los años 20 se hicieron con aviación", dijo Márquez.

A pesar de que en Valencia se le asignó una fecha comprendida entre 1922 y 1924, hay documentos que avalan que el cortometraje fue proyectado por primera vez en el Teatro Princesa de La Paz en 1921, algo que, a juicio de Márquez, "debió ser un gran evento".

La puesta en valor de este material fílmico por parte de la Cinemateca fue posible gracias a la familia de Mendoza, que preservó los rollos de la película y los entregó a la filmoteca de Valencia, encargada de todo el proceso de restauración y digitalización.

Márquez indicó que muchos de los archivos del cine boliviano se han perdido a causa de no contar con un laboratorio en el país.

Como consecuencia, la restauración de obras de las que no se tiene el negativo original puede tardar varios años incluso si se cuenta con recursos financieros, ya que se requiere un trabajo de investigación bibliográfica y una reconstrucción narrativa.

La directora de la Cinemateca recordó que esa institución nació gracias a "gente con visión, apasionada, que ha creído profundamente que era urgente" tener una entidad de estas características.

Por ello, consideró "fundamental" que para el futuro se establezcan alianzas con las diferentes partes, ya que "los archivos son la memoria de un país" y la misión de conservar esa memoria "debería de ser de todos".

María Ortiz García