25 de junio
Domingo
Muy nublado
19°
28°
Lunes
Mayormente nublado
19°
27°
Martes
Parcialmente nublado
19°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
domingo 19 de marzo de 2017, 01:00

Bibliotecas de instituciones públicas sobreviven a través de donaciones

La provisión de libros por parte del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) no es suficiente en las instituciones educativas capitalinas. Directores y docentes buscan donativos de empresas o particulares.

Se buscan libros. Obras de Historia y Geografía, Lengua y Literatura, cuentos, Matemáticas y Ciencias Naturales, que figuran en las bibliotecas de las escuelas públicas, son en mayoría donaciones de organizaciones no gubernamentales, de profesores o ex alumnos.

Empresas privadas o las mismas editoriales también aportan su grano de arena para que estos espacios educativos estén dotados de insumos y así enriquecer el desarrollo de las clases.

De esta manera sobreviven las bibliotecas de las instituciones educativas de gestión oficial a través de obsequios, ante la falta de dotación de materiales por parte del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC).

Para los profesores, son necesarios también cuadernillos para desarrollar mejor emblemáticos programas como Leo, pienso y aprendo.

El kupi'i, las reiteradas mudanzas y la carencia de estantes, mesas y repisas son parte del drama que se observa en los colegios.

INSUFICIENTE. Menos del 60% de las escuelas paraguayas cuentan con espacios académicos suficientes, como bibliotecas, que generen un ambiente favorable para que los niños y jóvenes aprendan.

Esta cifra se desprende del reciente informe Suficiencia, equidad y efectividad de la infraestructura escolar en América Latina, elaborado por el BID y la Unesco. Los datos de la investigación ubican a Paraguay en el último puesto en infraestructura escolar de Sudamérica.

"Tenemos libros que nos envió el Ministerio, pero no alcanzan para todos los alumnos", comenta la profesora Carmen Espínola, del sexto grado de la escuela básica Centenario de la Epopeya Nacional, donde están matriculados 200 estudiantes.

El director, Roberto Riquelme, agrega que la principal batalla en la biblioteca es la lucha contra las termitas, que carcomen estantes y libros.

Otra situación es la del colegio nacional Rodríguez de Francia, donde se observan más libros donados que proveídos por la entidad estatal.

"A lo largo de estos últimos años recibimos muchas donaciones de empresas o de personas particulares que traen sus libros. Pero nos faltan muebles", manifestó la directora, Primitiva Lugo.

Por las reiteradas mudanzas durante inundaciones pasadas, los muebles y libros de la escuela Sotero Colmán del Bañado Sur se dañaron, cuentan los profesores. "Tenemos libros que están todavía embalados", comentó la directora María Ester Villamayor.