9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 19 de octubre de 2016, 07:56

Berlín rebaja las expectativas de la cumbre de Merkel, Putin y Hollande sobre Siria

Berlín, 19 oct (EFE).- Berlín reiteró hoy que las expectativas de la reunión sobre Siria que mantendrán hoy en Berlín la canciller alemana, Angela Merkel, y los presidentes de Francia y Rusia, François Hollande y Vladímir Putin, respectivamente, son bajas.

El portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, aseguró a los medios de comunicación que las expectativas sobre la cuestión siria "son aún más bajas" que las que hay sobre los avances que se puedan producir en torno al conflicto ucraniano, que no son elevadas.

En la reunión, explicó el portavoz, Merkel y Hollande quieren hablar de la situación "catastrófica" en el país "tras oleadas y oleadas" de ataques del ejército del presidente sirio, Bachar al Asad, "y sus aliados" y "llamar por su nombre a los responsables".

No obstante, evitó en este ámbito tachar de crímenes de guerra algunas de las acciones militares contra los rebeldes sirios atribuidas a Rusia.

Seibert evitó referirse a la cuestión de las posibles nuevas sanciones contra Rusia, esta vez por su implicación en la guerra civil siria, tras varios días de especulaciones a este respecto.

La actual pausa humanitaria, agregó el portavoz, no es suficiente y sólo podría considerarse "un primer paso" hacia la "tregua sostenible" y "preferiblemente en todo el país" que reclama desde hace tiempo el Gobierno alemán.

La cumbre a tres tendrá lugar después de que se aborde primero, con la participación del presidente ucraniano, Petró Poroshenko, la situación en el conflicto entre el Gobierno de Kiev y los separatistas prorrusos de su región oriental.

El Gobierno alemán, explicó Seibert, no está satisfecho con el proceso de implementación del acuerdo de Minsk y confía en lograr "avanzar en algún punto": "no estamos donde queríamos ni donde deberíamos".