21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
18°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
domingo 6 de agosto de 2017, 01:00

Baruja, Lea y López Moreira aconsejaron el veto al presidente

El mandatario escuchó las posturas de los tres ministros, analizó cada una de ellas, las que terminaron de convencerlo de que el precio político iba a ser "más caro" si llegaba a promulgar la ley del subsidio a campesinos

Los ministros de Agricultura, Juan Carlos Baruja; de Hacienda, Lea Giménez; y el ministro del Gabinete Civil, Juan Carlos López Moreira, fueron los que terminaron de convencer al presidente Horacio Cartes para vetar la ley del subsidio para los campesinos, que fue recientemente sancionada por el Poder Legislativo.

Los tres ministros, según revelaron desde el propio Poder Ejecutivo, dijeron al mandatario que el ambiente estaba "muy caldeado", no solo por la reacción de los campesinos, que estaban a favor de la promulgación, sino de gremios de empresarios, industrial, de la producción y de los medios de comunicación, que en general criticaban fuertemente la ley del subsidio por considerarla inaplicable.

El jefe de Estado escuchó cada una de las posturas de estos tres ministros, las analizó y terminó de convencerse de que el precio político iba a ser "más caro" si no vetaba la ley, debido a que no se sabe el número de campesinos que serían beneficiados, como tampoco el monto a subsidiar. Es más, le recomendaron arriesgarse, a pesar de lo que sabían que se venía, como, por ejemplo, la continuidad, y con más fuerza, de la protesta campesina esta semana entrante.

Año electoral. Los ministros le indicaron que en un año electoral promulgar esta ley sería entrar en el juego "populista", sobre todo, del Frente Guasu y la disidencia colorada que buscan sacar rédito a la problemática.

A esto se suma que el pasado martes por la noche, Cartes se reunió con referentes del gremio de la producción, quienes también le hablaron de lo peligroso que iba a ser tener una ley como esta, sobre todo por el precedente.

sociedad dividida. Baruja, Giménez y López Moreira señalaron al presidente que se debía tener en cuenta que la sociedad estaba dividida con el tema, por lo que cualquiera sea la decisión tomada sería criticada.

Inicialmente, Cartes pensaba promulgar la ley de manera a evitar que los campesinos "busquen un muerto", pero luego cambió de postura.

La ley volvió al Senado para que se trate el veto presidencial. Los senadores necesitan 23 votos para ratificarse en la ley.

Según lo establecido en la Constitución Nacional, ambas cámaras legislativas deben estar de acuerdo para rechazar la decisión del Ejecutivo.

Si existe diferencia de criterios quedará vigente el veto del Ejecutivo.

"Les pido a todos ustedes que observen la conducta de los representantes del pueblo en los próximos días", sostuvo Cartes al final de su discurso al anunciar el veto a la ley.