6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
miércoles 10 de agosto de 2016, 09:47

Barras bravas causaron destrozos en IPS de Luque

Alrededor de las 21.30 de este martes unos 70 hinchas, integrantes de dos barras bravas del equipo auriazul, llegaron hasta el Hospital del Instituto de Previsión Social (IPS) de Luque y atacaron el sitio. Pacientes y personal de blanco tuvieron que correr hasta encontrar un lugar donde esconderse.
El violento hecho se registró luego del partido entre el Sportivo Luqueño y el Peñarol de Uruguay. Según la directora del nosocomio, Carolina Acosta, el ataque duró 15 minutos, los cuales fueron "de terror".

Explicó que el lugar estaba siendo custodiado por tres guardias de seguridad cuando un grupo de hinchas llegó pidiendo la asistencia médica de una persona que resultó herida por una bala de goma.

Según el relato, cuando el hombre era asistido, un grupo de personas inadaptadas ingresaron violentamente y sitiaron el lugar, según la funcionaria.

"Fueron 15 minutos de pánico. Hinchas de otra barra llegaron al hospital y entraron como bestias, rompieron vidrios, patearon puertas, en busca aparentemente del hincha herido. Ante lo sucedido entramos todos, entre pacientes y personal de blanco, a escondernos de los agresores", detalló la mujer en contacto con la emisora 800 AM.

Dijo que si bien estaban los guardias custodiando el lugar, era imposible que logren enfrentarse a 70 hinchas que actuaban con suma violencia.

La denuncia del hecho ya se encuentra en manos de la Fiscalía para su investigación. Es la agente Natalia Fuster quien está a cargo del caso.

Fuster habló del tema con radio Monumental AM 1080 esta mañana y dijo que al momento del ataque se encontraba a 20 metros del hospital de Luque y vio que los agresores tenían en manos bombas y armas blancas. Aseguró que el hecho fue bastante fuerte y muy peligroso, ya que mucha gente estaba en la calle.