8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
jueves 1 de diciembre de 2016, 01:00

Banquero se muestra preocupado por la decisión del Senado

Juan Carlos Martin, directivo del Banco Atlas, se mostró ayer preocupado por la decisión que tomó la Cámara Alta al limitar, a través del Presupuesto, la capacidad de acción en política monetaria al Banco Central del Paraguay (BCP).

“Esto es delicado. El BCP como responsable de la política monetaria y la inflación debe tener las manos libres para usar sus instrumentos y tomar decisiones”, señaló.

Dijo que la inflación es el impuesto más injusto que existe porque afecta con mayor fuerza a las clases sociales con menor poder adquisitivo.

“Lo que se está haciendo es perjudicar a una gran masa de gente a través de la inflación. Paraguay ha demostrado en los últimos años un manejo ordenado de la inflación y no deberíamos sacar los instrumentos al Banco Central para hacer su trabajo”, recomendó.

Recalcó que en los últimos años se ha demostrado que las acciones de carácter técnico que se tomaron desde la banca matriz fueron responsables y que, gracias a esto, es que actualmente el Paraguay está mucho más ordenado comparativamente respecto a los países de la región.

Al ser consultado respecto a las críticas sobre las ganancias que han tenido los bancos a través de la colocación de letras de regulación monetaria, respondió que, sin lugar a dudas, las entidades financieras tienen otras formas de obtener mayor rentabilidad.

“Hay que mirar el impacto en la inflación que esto puede significar para el Paraguay, que hoy día está mucho menor al compararse con otros países. Esto implicaría un riesgo para el bolsillo de la gente al eliminar o limitar la capacidad de usar las herramientas de política monetaria al Banco Central”, insistió.

La inflación acumulada de enero a octubre es de 2,5% una de las más bajas de la región, según los registros del Banco Central del Paraguay.