19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
14°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Parcialmente nublado
10°
22°
Martes
Despejado
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 14 de abril de 2017, 05:20

Bangladesh aparca las diferencias religiosas para celebrar su año nuevo

Dacca, 14 abr (EFE).- Bangladesh celebró hoy la llegada del año nuevo bengalí, el 1424 según su calendario, con una fiesta carnavalesca a lo largo del país que incluyó música y procesiones en la que quedaron aparcadas las diferencias religiosas entre hindúes y musulmanes.

En la capital del país, la jornada festiva comenzó con miles de personas en un parque disfrutando de un concierto de canciones del premio Nobel de Literatura bengalí Rabindranath Tagore, un evento que comenzó con la pieza "Bienvenido Boishkh" (el primer mes del calendario bengalí).

"Esta es una celebración única donde no nos tenemos que preocupar de si somos musulmanes o hindúes. Aquí la única identidad para todos es que somos bengalíes", explicó a Efe Shipla Singha, una mujer hindú que acudió junto a su marido al recital.

La celebración del año nuevo bengalí aparca las diferencias religiosas en Bangladesh, un país de 160 millones de habitantes y mayoría musulmana en el que también residen unos 17 millones de hindúes, que han vivido en los últimos meses episodios de violencia religiosa.

Al margen del credo de cada cual, los hombres lucían hoy el tradicional kurta rojo y blanco, mientras que las mujeres vestían los típicos saris y flores en el cabello.

Todos ellos aprovecharon la ocasión para comer productos típicos como el Panta-Hilsha, el plato de arroz tradicional del año nuevo bengalí.

Pese a que las vuvuzelas este año estaban prohibidas, los niños celebraron la llegada del año nuevo con estruendo, con tambores, flautas y algún que otro ektara, un instrumento de cuerda del Sur de Asia y que hoy se podía comprar en puestos ambulantes donde los vendedores hacían el agosto.

Al recital de música le siguió la procesión Mangal Shobhajatra, organizada por los estudiantes de la facultad de Bellas Artes de Dacca, que fue declarada el año pasado patrimonio intangible de la humanidad por Naciones Unidas por reflejar la cultura bengalí.

Incluso las fuerzas de seguridad participaron en las celebraciones del año nuevo lanzando desde dos helicópteros miles de panfletos con buenos deseos para los próximos doce meses.

La celebración de este año incluyó un amplio despliegue policial de 11.000 policías tan solo en Dacca y las autoridades prohibieron el uso de máscaras o mochilas, cuyos dueños eran hoy interceptados por la policía.

Tradicionalmente los bangladesíes celebraban la llegada del año nuevo con ferias y festivales folclóricos y se trataba de una de las escasas ocasiones en la que las familias más humildes del país participaban en una jornada festiva.

"Ahora la clase media (...) ha encontrado nuevas maneras de celebrarlo y (el año nuevo) es un refugio para expresarnos. Es mucho más grande de lo que parece a simple vista", explicó a Efe Syed Manjurul Islam, profesor de Literatura inglesa de la Universidad de Dacca.