11 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente despejado
22°
32°
Martes
Mayormente despejado
21°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 3 de agosto de 2016, 13:33

Ban lamenta el ensayo norcoreano y el Consejo de Seguridad convoca una reunión urgente

Naciones Unidas, 3 ago (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó hoy su profunda preocupación por el último ensayo con misiles de Corea del Norte, un nuevo episodio que ha llevado al Consejo de Seguridad a convocar una reunión de urgencia.

"Una vez más estamos profundamente preocupados por el último lanzamiento de misiles", dijo el portavoz de Ban, Stéphane Dujarric, en su conferencia de prensa diaria, en la que urgió al régimen de Pyongyang a optar por el diálogo con la comunidad internacional.

Para el jefe de Naciones Unidas, este tipo de acciones "minan seriamente la paz y estabilidad" en la región, por lo que urgió una vez más a las autoridades norcoreanas a "escuchar el llamamiento unido de la comunidad internacional" y volver al diálogo.

El Consejo de Seguridad de la ONU, por su parte, se reunirá de urgencia hoy mismo para analizar este último episodio, como ha hecho con anteriores pruebas de misiles efectuadas en los últimos meses por Corea del Norte.

En esta ocasión, uno de los dos misiles de medio alcance disparados por el país cayó en aguas territoriales de Japón, lo que ha generado una fuerte condena de Tokio.

Los dos misiles tipo Rodong despegaron de un área costera en la provincia norcoreana de Hwanghwae del Sur, al suroeste del país, y uno de ellos estalló nada más despegar de la lanzadera, según confirmó el Ministerio de Defensa de la vecina Corea del Sur.

El otro misil, sin embargo, voló aproximadamente un millar de kilómetros hasta caer en el Mar de Japón (Mar del Este) a 250 kilómetros de la costa nipona y en aguas de la zona económica especial (ZEE) o mar territorial de Japón.

El primer impacto en 18 años de un proyectil norcoreano en aguas de la ZEE de Japón ha generado una fuerte rechazo de Tokio, al plantear una nueva amenaza a la seguridad de sus actividades marítima y aeronáutica.

El primer ministro japonés Shinzo Abe, que compareció ante los medios tras el suceso, calificó el lanzamiento como "un problema grave para la seguridad" que viola las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

El máximo órgano de decisión de la ONU impuso en marzo fuertes sanciones a Corea del Norte en respuesta a sus pruebas nucleares y lanzamientos de misiles.