miércoles 16 de abril
Cotización del DÓLAR
G 4380
compra
G 4480
venta
DÓLAR
G 4380
compra
G 4480
venta
PESO AR
G 430
compra
G 475
venta
REAL
G 1900
compra
G 1970
venta
PESO UY
G 190
compra
G 280
venta
EURO
G 5900
compra
G 6220
venta
YEN
G 36
compra
G 44
venta
clima
29º C
Parcialmente nublado
Edición Impresa
País
domingo 13 de marzo de 2011, 00:00

"Bajo el gobierno del Dr. Francia se eliminó la pobreza en el Paraguay"

Un amplio diálogo sobre mitos, verdades y mentiras acerca de una de las figuras centrales de nuestra historia y en torno a una época fundacional que sigue envuelta en más sombras que luces, un déficit que arrastramos y que nos desafía.

0
Imprimir Agrandar Achicar
Por Antonio V. Pecci

apecci@uhora.com.py

LUEGO DE UN LARGO TIEMPO DE AUSENCIA, LOS RECIENTES ACTOS CONMEMORATIVOS DEL PRIMERO DE MARZO MOTIVARON LA PRESENCIA EN NUESTRO PAÍS DE TRES EMINENTES HISTORIADORES. León Pomer, argentino; Sergio Guerra Vilaboy, cubano, y nuestro entrevistado Richard Alan White, norteamericano. Los mismos, a más de participar del acto de lanzamiento del libro sobre soberanía energética de Ricardo Canese, realizaron sendas giras por el interior del país para conocer sitios y además brindar charlas en colegios y universidades de Alto Paraná e Itapúa en un programa organizado por el Dr. Domingo Laíno. El Dr. White es autor de una obra célebre: "La primera revolución popular en América, Paraguay (1810-1840)", cuya edición contiene una reflexión del Dr. Adriano Irala Burgos. El texto es producto de más de cinco años de investigaciones en archivos de nuestro país, Argentina, Brasil y España donde analiza los profundos cambios introducidos por el Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia en el país. El Dr. White es Ph. D. de la Universidad de California.

-Existe una leyenda negra que presenta a Francia como un dictador que se hizo con el poder para aterrorizar a la población en base a una red de espías en el país y además mantuvo aislado al Paraguay. Usted que ha investigado este período, ¿qué opina?

-Por casualidad hablé de estos tres mitos. En cuanto a las ejecuciones arbitrarias, como expliqué en las charlas, el máximo número de ejecuciones arbitrarias en 27 años, es de 40 personas. Este es el máximo, y yo creo que fue inflado un poco, pero esto fue en un periodo de crisis, igual a un estado de sitio. Yo estoy en contra del castigo capital, pero el pecado que puede cometer un historiador es juzgar a un personaje de dos siglos atrás con la moralidad y el pensamiento modernos. Hay que entender y juzgarlo dentro de su contexto, y dentro del contexto de una revolución profunda, y no solamente política sino social: se cambió el viejo sistema de clases en el cual el gobernador Lázaro de Rivera entre los años 1796 a 1805 ejecutó a 200 personas para el mantenimiento de rutina del sistema imperial de España. Dado este contexto, es más que un mito, es una mentira que Francia caprichosamente ejecutó a sus enemigos.

-¿Y en cuanto a la red de espías?

-La red de espías es parte de la leyenda negra creada por sus enemigos, básicamente los criollos burgueses exiliados en Buenos Aires. La polémica en los periódicos de Buenos Aires de aquel entonces contra Francia, y los López después, fue una polémica política, escrita como hoy día los exiliados cubanos en Miami escribirían la historia de Cuba. Ellos son los fundadores de estos mitos. Yo examiné miles de documentos primarios en los archivos y no encontré ningún pago para un espía. Esta red de espías existía, pero era el pueblo denunciando los actos subversivos de la clase alta o lo que quedaba de la clase alta. Johann Rudolph Renger, un suizo que estuvo en el Paraguay dijo, y puedo dar la cita directa, nunca se supo que el dictador hubiera recompensado a un espía o informante.

-¿Y en cuanto a que decidió mantener aislado al país?

-Lo que pasó es que con el comercio por el río que existió durante la época colonial, toda la mercadería tenía que pasar por la metrópolis de Buenos Aires, quien impuso impuestos, sacando dinero y ganancias de los productos paraguayos. Pero eran los comerciantes de la élite criolla quienes estaban en el negocio, y fue su comercio por el río el que fue cortado al mínimo. Está en mi libro, lo que pasó fue que al caer la exportación de la élite, ellos perdieron su negocio.

-¿Hubo de parte de las autoridades de Buenos Aires medidas para bloquear el río?

-No solamente los porteños; los entrerrianos también. A veces, al principio, la flotilla española bloqueó igualmente el río. Y la flota británica después, que estuvo a favor del comercio libre y hablaba de navegación libre, pero que nunca presionó por la navegación libre por el Paraná, porque la política de Gran Bretaña era tratar con las viejas metrópolis en vez de tratar con las 12 provincias. Ellos siempre estuvieron del lado de los porteños. Pero Francia nunca confundió la libre navegación con el supuesto libre comercio.

-Pero tuvo necesidad de abrir una válvula de escape.

-A través de Itapúa para negociar con el Brasil transportando las mercaderías en esas carretas enormes hasta que fue necesario mandar soldados paraguayos a Candelaria para proteger a los comerciantes brasileros que llevaban mercadería paraguaya, básicamente yerba mate, tabaco y maderas duras cruzando las Misiones hasta San Borja y de allí iban hasta el puerto en Río Grande do Sul. Fue un monopolio del Estado que retenía el 25 por ciento del comercio. La mayor parte del intercambio se dio a través de esta ruta en vez de por el río. Pero, cuando fue posible, se siguió teniendo comercio desde Pilar con Buenos Aires.

-La otra razón que pudo haber provocado ese aislamiento se debe a las luchas de las provincias contra Buenos Aires, pero Francia no se vincula a ellas, ¿porqué?

-Él mantuvo una política exterior de neutralidad estricta, de no intervención, porque el Paraguay no podía echar 10.000 hombres a morir en estas guerras sin fin, una tras otra. El Paraguay no estaba en condiciones de hacer la diferencia en las guerras civiles. Pero cuando Artigas vino a la frontera, Francia le dio asilo y una pequeña pensión.

-¿Y en cuanto a lo social?

-Él bajó los impuestos, rompiendo el latifundismo. El propósito era que la familia trabajara la tierra y tuviera comida; se alquilaron o vendieron al Estado los terrenos de los ricos terratenientes extranjeros y se estableció un sistema de educación pública para que todo el mundo pudiera leer, escribir y contar. Además, un programa de obras públicas para crear caminos, puentes, etc., para que el comercio interno pudiera existir y crecer. De esta manera bajo su gobierno se eliminó la pobreza en el Paraguay.

UN SECRETO BIEN GUARDADO EN LA ÉPOCA

"Francia no permitía a los extranjeros pasear por Paraguay libremente porque él guardaba un secreto enorme; ¿Por qué Paraguay no fue invadido en todos esos años? Porque Artigas, Ramírez, todo el resto, tenían miedo del ejército de Paraguay..

Hablaban de un ejército de 10 a 15 mil soldados veteranos, y con la posibilidad de llamar a otros 20 mil milicianos. Por eso no fue

invadido el Paraguay. Era el secreto que Francia estaba

manteniendo. En todos los documentos que leí, nunca encontré el tamaño del ejército. Yo descubrí el tamaño revisando los presupuestos nacionales y contando los comprobantes de pago del

ejército y resulta que según estos presupuestos y documentos, durante la época de mayor crisis, 1820, el ejército de Paraguay tuvo un poco más de 1.800 hombres en total. Durante la época de paz bajó el tamaño del ejército a 600 soldados, nada más. Mientras, todo el mundo pensaba en un ejército de veteranos de 10 a 15 mil.

Esto fue un secreto de seguridad debido a que Paraguay tenía enemigos externos e internos.



El pecado que puede cometer un historiador es juzgar a un personaje de dos siglos atrás con la moralidad y el pensamiento modernos.

Hay que entender y juzgarlo dentro de su contexto, y dentro del contexto de una revolución profunda, no solamente política sino social.

RICHARD ALAN WHITE Y SU VISIÓN SOBRE UNA ÉPOCA CLAVE DE NUESTRA HISTORIA

0 Comentarios