30 de abril
Domingo
Mayormente nublado
17°
25°
Lunes
Muy nublado
17°
25°
Martes
Mayormente nublado
18°
27°
Miércoles
Chubascos
19°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 15 de febrero de 2017, 11:40

Azafata de vuelo del Chapecoense no cobró indemnización

Ximena Suárez, la azafata que sobrevivió a la tragedia del vuelo del Chapecoense, no recibió indemnización por las lesiones que sufrió mientras trabajaba. En comunicación con Radio Monumental comentó que sigue delicada de salud.

Además de medicarse con antidepresivos y drogas para conciliar el sueño, Suárez continúa en Bolivia su tratamiento de fisioterapia por una lesión en la espalda y en el pie.

También tiene prevista una cirugía de urgencia en la nariz para mejorar su respiración, sumado a la pendiente reposición de los dientes delanteros que perdió durante el accidente ocurrido en noviembre del año pasado.

Un seguro médico le cubre los gastos hasta USD 25.000, pero tan solo la internación de 12 días le costó USD 12.000, mientras que el dinero restante ya está acabando con los tratamientos que sigue.

La empresa Lamia no le paga su sueldo desde hace seis meses y ahora pasó a depender, junto a sus hijos de seis y tres años, de su padre jubilado.

Su situación económica hizo que sus primas le crearan una cuenta bancaria para las personas que deseen ayudarla. Sin embargo, esto generó una serie de críticas que la acusaban de pedir dinero a pesar de haber recibido una indemnización.

Esto le produjo una recaída, pues asegura que nunca recibió la indemnización por haberse quedado herida mientras trabajaba.

Con relación a las versiones de cómo se vivió el accidente, mencionó que quiere escribir un libro para describir todo lo que sucedió en el vuelo en que viajaban los jugadores del Chapecoense, quienes debían disputar un partido en Colombia contra el equipo local Atlético Nacional.

A diferencia de los demás sobrevivientes, Ximena estuvo consciente incluso luego de estrellarse el avión, por lo que pudo observar a sus compañeros y pasajeros muertos. "Nadie se imagina lo que pasó", indicó.

En el momento de la tragedia, la azafata estaba sentada en la parte trasera, convencida de que se aproximaban a un aterrizaje normal, pues estaba al tanto de que faltaban minutos para llegar al aeropuerto. Pero el piloto nunca alertó sobre la situación de emergencia.

Los demás sobrevivientes son los jugadores Jackson Follmann, Alan Ruschel y Helio Neto, así como el periodista Rafael Henzel y el mecánico de la aeronave, Erwin Tumirik.