6 de diciembre
Martes
Tormentas
22°
29°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Tormentas
21°
27°
Viernes
Lluvioso
20°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 24 de agosto de 2016, 06:55

Autores y editoriales llevan la lengua española a la Feria del Libro de Pekín

Pekín, 24 ago (EFE).- La Feria del Libro de Pekín, una de las mayores de Asia y que este año tiene como invitados a los países del Este de Europa, celebra desde hoy su vigésimo tercera edición, en la que escritores de Chile y México y editoriales de esos países y Argentina representan al idioma de Cervantes.

Con especial atención a la literatura infantil y la académica, 2.400 exhibidores de 86 países ofrecen al público algunas de las principales novedades, este año destacando libros y autores de naciones balcánicas, Polonia, Hungría y otras del este europeo, en las que resalta su gran tradición ilustradora.

El poeta y escritor chileno Alejandro Zambra, uno de los más leídos en su país, y la autora mexicana de literatura infantil y juvenil Vivian Mansour son algunos de los escritores que se han dado cita en Pekín para compartir experiencias con los lectores, firmar libros y conocer el aún ignoto panorama editorial asiático.

Zambra, autor de novelas como "Bonsái" o "Formas de volver a casa", ya traducidas al mandarín, reflexionó sobre diversos temas, desde su afición por la cultura asiática (especialmente los autores japoneses), el peso que la dictadura de Pinochet ejerce aún sobre la sociedad de su país o la importancia de la literatura en general.

"Al leer una novela hay varios tipos de aprendizaje, y uno de ellos es el aprendizaje de la soledad. (...) Los lectores son gente que sabe estar sola, al menos un rato", señaló Zambra, también conocido por obras poéticas como "Bahía inútil", "Mudanza" o "Facsímil".

Vivian Mansour, con cuentos como "¡Fuiste tú!" o "El peinado de la tía Chofi" que destilan un gran sentido del humor, leyó el primero de esos relatos -en el que un pedo cobra vida y protagoniza la historia- y dijo a niños y mayores que "no hay que tener miedo a llamar las cosas por su nombre".

"Presento cuentos muy ligeros, antisolemnes, con mucho sentido del humor y personajes muy cercanos a cualquier lector de China o México", señaló Mansour a Efe.

La mexicana subrayó que la literatura infantil tiene fácil traspasar fronteras por la misma forma de ser de los niños sea cual sea su nacionalidad: "Tienen pulsiones muy básicas que todos tuvimos alguna vez, sentido de la justicia y de la moral, imaginación desbordante...".

"Un niño no tiene que racionalizar las cosas, es todo sentimiento", indicó.

Además de con estos autores, Latinoamérica participa en la feria con varios pabellones, entre los que destaca uno conjunto entre las universidades de Buenos Aires, Sao Paulo (Brasil) y la Autónoma de México (UNAM), cuyo objetivo es promover el intercambio de libros académicos entre China y los países de habla hispana.

"Hemos detectado que las universidades chinas tienen un alto nivel de edición de novedades, muchas de ellas traducciones de académicos de Europa y EEUU, pero en general no se leen autores latinoamericanos, de la misma forma que en América Latina no se leen autores chinos", señaló a Efe Gonzalo Álvarez, presidente de Editorial Universitaria de Buenos Aires (Eudeba).

Con la idea de cambiar esta situación se abrió ya en la anterior edición de la feria un pabellón de las tres universidades (que componen la Alianza Académica Latinoamericana), gracias al cual se han conseguido acuerdos de cooperación con las Universidades de Pekín, Popular y de Lengua y Cultura, tres de las mejores de China.

A estos acuerdos se podría unir esta misma semana uno con la Universidad de Tsinghua, tal vez la de mayor prestigio en el país, lo que abrirá la puerta a que títulos académicos latinoamericanos se publiquen en China bajo el amparo de ya cuatro instituciones.

Los primeros resultados de esta colaboración son traducciones al chino de obras como "Siete lecciones de historia del pensamiento económico", del exministro de Economía argentino Axel Kicillof, aunque Álvarez subrayó que también se traducirá en materias como Sociología, Historia del Arte y otras ciencias.

"Hoy China es probablemente el primer o segundo socio comercial de todos los países de América Latina, eso no ha tenido correlato en otros ámbitos, y buena parte de los tomadores de decisión en China o América Latina jamás han leído a un autor chino o latinoamericano", lamentó el editor.

El argentino expresó la esperanza de que el esfuerzo que supone participar en la feria pequinesa acabe con ese déficit.

El Instituto Cervantes de Pekín también celebrará estos días coloquios con Mansour y Zambra, para complementar la feria de libros pequinesa.

Pese a este despliegue, lo cierto es que la presencia del idioma español en la feria es algo discreta dado su número de hablantes, y más si se compara con el fuerte despliegue que editoriales de países como Francia, Alemania, Reino Unido, EEUU, Japón o Corea del Sur mostrarán en los cinco días de exhibición.

Antonio Broto