17 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Deportes
domingo 27 de agosto de 2017, 01:00

Auntoque

Como antes. El superclásico se programó después de mucho para las 15.00. Como en la década del 70, 80 y parte del 90, Cerro y Olimpia jugaron en ese horario. Los colores siguen siendo los mismos, las pasiones quizás sean las mismas, pero expresadas de diferentes maneras.

Promedio de edad. La diferencia más notoria con clásicos de antes, tal vez se ve en las gradas. El promedio de edad de los hinchas habrá dismimuido considerablemente. Hoy, las personas que superan los 30 años piensan ciento de veces antes de decidirse a ir los estadios. La inseguridad que existe en nuestro país es una de las causas del alejamiento de la gente mayor a los estadios.

Alentadores. Producto de aquello, los cánticos tradicionales futboleros fueron reemplazados por otros contemporáneos, muy relacionados con la cumbia argentina. Son mayoría jóvenes y obviamente conocen de memoria los cánticos y a la hora de alentar, son los más chicos los abanderados. La minoría, los más grandes, en esos momentos solo atinan a observar y hacer palmas.

Embalados. Excitados aún por lo que fue la fiesta de inauguración de La Nueva Olla, los azulgranas tomaron la iniciativa en las gradas.

Vestidos con los colores de su club, iniciaron el duelo de hinchadas, media hora antes del inicio del juego. Los franjeados no tardaron en responder y eso tornó emotiva la previa del juego.

Castigado. El gramado del estadio Defensores del Chaco no lució su mejor imagen y estuvo algo a contramano de lo que fue el colorido de la mayor fiesta del fútbol paraguayo. Producto de la seguidilla de partidos, locales y coperos, más el evento religioso que se realizó recientemente (dos días consecutivos, con una multitud ubicada en el césped) el campo de juego denotó mucho deterioro.

Casi lleno. El Defensores del Chaco no estuvo repleto. Se vieron butacas sin ser ocupadas, en el sector de Plateas (lado de Cerro y Olimpia) y llamativamente en Graderías Norte, donde se ubica la parte fuerte de la hinchada de Cerro, no estuvo lleno.

Miniconcierto. En el entretiempo, para atenuar un poco los nervios, la tensión y la emoción vivida durante el primer tiempo, los aficionados se distendieron un poco escuchando al grupo paraguayo Bohemia Urbana.

Estos estuvieron en la zona central de Preferencias y deleitaron a los hinchas con varias canciones.