9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
miércoles 13 de julio de 2016, 17:37

Aún hay tiempo para investigar "ejecuciones"

Hay fuertes sospechas de que 7 de los 11 campesinos muertos en Curuguaty fueron ejecutados tras el tiroteo, según una investigación de organismos de derechos humanos que no fue tenida en cuenta por la Fiscalía.
En el programa El Eco de la Noticia, de ÚLTIMAHORA.COM, el abogado Óscar Ayala Amarilla destaca que las ejecuciones extrajudiciales son crímenes de lesa humanidad y no prescriben. Periodistas que estuvieron en Marina Cué relatan cómo hallaron dos cuerpos al día siguiente de la masacre, en ausencia de la Fiscalía.

"Hay muchos indicios de que pudieron haber ocurrido casos de ejecuciones de campesinos que aún estaban vivos tras el tiroteo en Marina Cué. Son casos que fueron denunciados reiteradas veces, pero la Fiscalía no demostró interés en investigarlos. Si ahora se inicia una nueva investigación será totalmente válida, porque son crímenes que no prescriben", explicó Óscar Ayala, secretario ejecutivo de la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy).

El periodista Fernando Boccia de ÚH, quien realizó varias publicaciones sobre el tema, destacó durante el programa que son siete los campesinos muertos que se presume fueron víctimas de ejecuciones: Luciano Ortega, Avelino Espínola, Fermín Paredes, Delfín Duarte, Adolfo Castro, Andrés Avelino Riveros y Francisco Ayala.

"En el caso de Luciano Ortega, un joven campesino de 18 años de edad, varios testigos relatan que él no fue herido durante el tiroteo y que, como era gran conocedor del terreno, ayudó a varios ocupantes a salir del lugar. Cuando regresó para buscar a su madre fue detenido por la Policía. Horas después apareció asesinado", narra el comunicador.

También hay muchos datos sobre Fermín Paredes, quien tras el tiroteo llamó por teléfono a su madre y le contó que estaba herido en el muslo y en la cadera, pero que estaba vivo. Sin embargo, horas después Paredes apareció muerto, con un disparo en la garganta.

"Lo llamativo es que ningún fiscal se haya tomado siquiera el trabajo de verificar si esta versión es real. Hubiera bastado con hacer un cruce de llamadas para verificar si realmente ocurrió la conversación con su madre y a qué hora, pero evidentemente el caso no interesó a la Fiscalía", apunta Boccia.

La periodista Leticia Acosta fue una de las primeras de ÚH que viajó a Marina Cué el mismo día de la masacre. Relata que los investigadores no querían que nadie ingrese al lugar, suponiendo que estaban trabajando adentro, recolectando evidencias, lo cual resultó fácil.

"Lo cierto es que no había nadie recogiendo evidencias en la escena del crimen, más de 24 horas después de la masacre. Ese sábado 16, al día siguiente, unas 300 personas decidieron ingresar a ver qué había adentro, porque se decía que había aún campesinos heridos que necesitaban auxilio. Fue cuando encontramos dos cadáveres que aún estaban allí", cuenta Leticia.

Los cadáveres que se hallaron eran de Luis Agustín Paredes y De los Santos Agüero, sobre quienes también hay sospecha de que fueron ejecutados luego del tiroteo.

"Allí comprobamos que se hizo un muy mal trabajo fiscal, ya que nadie recogió evidencias ni protegió el lugar de la escena. Las 300 personas que entraron movieron los cuerpos, las armas. El ex diputado Julio Colmán recogió una bolsa de proyectiles que entregó al fiscal Rachid, quien apareció recién en horas de la tarde, pero no se agregó al expediente", confirmó Leticia.

Los indicios sobre las presuntas ejecuciones extrajudiciales están contenidas en el libro "Informe sobre el caso Marina Cué", que recoge la investigación realizada por un equipo técnico y jurídico de Codehupy y que fue entregada a la Fiscalía pero nunca se tuvo en cuenta.

"Ahora que parece hay más sensibilidad ante las muchas críticas por la manera parcial e irregular en que se hizo la investigación, para investigar también la muerte de los campesinos además de la de los policías se deben recoger todos estos indicios. Son crímenes que no prescriben", destacó Óscar Ayala.

Mirá el programa El Eco de la Noticia:

Embed

APARECEN EN ESTA NOTA