5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
lunes 11 de julio de 2016, 01:00

Auditoría revela que MOPC apañó fallas de consorcio en obras del Pilcomayo

La empresa cobró G. 6.772 millones en concepto de anticipo, para instalar su campamento en la zona de obras. Sin embargo, utilizaron recursos de la Comisión Pilcomayo para limpiar el canal del río.

El consorcio integrado por Talavera y Ortellado y Vial Sur (representado por Ignacio Antonio Ortellado), fue contratado el año pasado por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) para la limpieza del canal del río Pilcomayo, desde la embocadura hasta la zona conocida como Margariño.

La firma cobró G. 6.772 millones en concepto de anticipo y, de este monto, debía destinar casi G. 1.000 millones para movilización, es decir, para instalar su campamento en la zona de obras. Sin embargo, la empresa nunca tuvo sus propias instalaciones en el lugar, según la auditoría que realizó el MOPC a la Comisión Pilcomayo.

Es más, el consorcio se ubicó en el campamento del MOPC, que está en la embocadura del río, y utilizó recursos públicos para hacer su trabajo, pese a que cobró una millonaria suma. Entre los que se puede citar, la firma utilizó casas, baños e incluso generadores de la Comisión Pilcomayo (ver facsímil).

Nadie del MOPC reclamó en su momento a la empresa por el incumplimiento, y son cómplices de la sequía del canal, porque los trabajos tampoco se realizaron en forma. Es más, la contratista se encuentra negociando con el MOPC para seguir "trabajando" en la zona.

El monto total del contrato con Tocsa y Vial Sur es de G. 33.778 millones y sumados el anticipo y el primer certificado (por avance) de obras cobró el 58% del monto total del contrato, es decir, G. 19.597 millones.

Sin embargo, llama la atención que con el primer certificado, la empresa cobró por el 38% del monto total del contrato (G. 12.823 millones). Es decir que adelantaron considerablemente los trabajos respecto al cronograma de ejecución, justamente para acelerar los cobros por los avances "acelerados" que certificaron.

De acuerdo con la auditoría, la empresa no cumplió con las exigencias de la licitación del MOPC, ya que los pagos se realizaron no conformes a las técnicas de medición y fiscalización de obras, como lo exige el pliego de bases y condiciones del llamado para el mantenimiento del río. Es decir que pagaron a la contratista sin verificar los trabajos que realizaron.

OTRO TRAMO. Otro consorcio que fue contratado por el MOPC para los trabajos de limpieza del Pilcomayo es Margariño, (representado por el ingeniero Óscar Navarro Ruiz Díaz), y justamente debía realizar los trabajos desde la zona conocida como Margariño hasta General Díaz.

Aunque la mencionada empresa se instaló en el lugar, la auditoría reveló que tampoco realizó los trabajos en forma, violando lo que se exige en el pliego de bases y condiciones. Sin embargo, de igual manera la Comisión Pilcomayo pagó por los "avances".

El monto total del contrato con la mencionada empresa es de G. 14.633 millones, de los cuales la firma cobró G. 2.996 millones en concepto de anticipo y G. 8.091 millones por el primer certificado de avance, lo que representa una ejecución del 75% del presupuesto total.

Es innegable que la sequía del Pilcomayo continuará hasta finales de este año, por lo que el MOPC, sin perder más tiempo, debe empezar ahora a limpiar los puntos más colmatados del canal, utilizando los saldos remanentes de los dos contratos mencionados más arriba.