6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
domingo 26 de junio de 2016, 01:00

Auditoría de Defensa se encarga de hurgar anomalías en Hospital Militar

La Auditoría del Ministerio de Defensa es la instancia responsable de investigar y determinar las irregularidades que hay en el Hospital Militar y en el manejo de fondos por parte del Fondo para la Salud del Personal de las FFAA (Fonsafan).

El trabajo está a cargo del general Lilio Cardozo, director de Auditoría Interna. El mismo señaló que están revisando las denuncias que recibieron de parte del manejo de dicha dependencia militar, que administra millonarios recursos en licitaciones y compras de medicamentos.

“No hay plazo”, para determinar si existen hechos de corrupción y deslindar responsabilidades, indicó el general Cardozo. El ministro de Defensa, Diógenes Martínez, prometió investigar las denuncias que recibieron hace dos o tres meses atrás.

las irregularidades. Una de las denuncias apunta directamente al general Carlos Gadea, quien también es el titular de la Dirección de Servicio de Sanidad de las FFAA (Disersanfa). Es hombre de confianza del general Luis Gonzaga Garcete, comandante de las Fuerzas Militares, cuyo padrino político es Darío Filártiga, quien integra el primer anillo del presidente Horacio Cartes.

Según el estatuto, el director de la Disersanfa no figura como miembro del Consejo de Administración y no puede ocupar el cargo de director de la Fonsafan. Esta instancia funciona como seguro médico y recauda anualmente alrededor de 48 mil millones de guaraníes.

Pese a los millonarios fondos, los socios miliares y sus familiares no consiguen medicamentos y deben recurrir a otros estamentos y costear sus gastos. Las denuncias realizadas por los propios militares hablan de que hay una recaudación paralela de 100 mil dólares que iría a parar en manos de los jefes militares y sus padrinos políticos. Señalan que en el negociado cobran un porcentaje a las familias ubicadas frente al nosocomio por la distribución de medicamentos.