2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
33°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
24°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 2 de julio de 2016, 18:49

Atleta que llevará bandera chilena en Río confesó que fue violada por su padrastro

La maratonista chilena Érika Olivera, conocida en el mundo deportivo por sus medallas de oro en atletismo, dio a conocer el infierno que vivió durante toda su infancia. Su padrastro, un pastor evangélico, la violó durante 12 años, todos los lunes, cuando su madre iba a la iglesia. Olivera llevará la bandera de Chile en los Juegos Olímpicos de Río 2016.
Decidió contar la verdad sobre su vida aún sabiendo que lograr una condena para su padrastro por abuso sexual actualmente sería una misión casi imposible. Olivera tiene 40 años y el pasado 21 de junio la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, le entregó la bandera del país la cual llevará orgullosa y con su único estilo al desfile inaugural de los Juegos Olímpicos.

Su calvario inició a los 5 años aproximadamente. Era pequeña y no entendía lo que pasaba. Con el paso del tiempo, ella iba comprendiendo que en realidad estaba siendo abusada sexualmente por un hombre que hablaba de Dios en una iglesia.

"Tenía alrededor de cinco años la primera vez que abusó de mí. El dormitorio estaba empapelado con un papel mural rojo. Empezó mostrándomelo como un juego, con caricias y después fue avanzando. Esa primera vez no entendí lo que pasó, era una niña", explicó la mujer en conversación con la Revista Sábado, del portal de noticias El Mercurio, recordando aquel infierno a la cual fue vilmente sometida.

El abuso duró 12 años, específicamente hasta sus 17 años. Cuando se dio cuenta de lo que estaba pasando decidió contarle a su mamá. Cuando lo hizo un proceso de amenazas la condicionaban hasta a seguir con el deporte que más amaba.

La atleta comentó que la violación se concretaba todos los lunes cuando su mamá iba a actividades de la iglesia. Ese día, durante años, le pareció el peor de todos. Sus hermanos sabían que cuando el padrastro la encerraba en su pieza, precisamente no estaba jugando con ella, según relató uno de los hermanos durante la misma entrevista.

A los 12 años empezó a practicar atletismo; a esa edad fue cuando tomó coraje y decidió contarle a su madre sobre el abuso que venía sufriendo. El victimario se enteró de ello y le obligó a que dijera que todo lo que había dicho era mentira.

"Para ir a una carrera o salir a un entrenamiento, tenía que aceptar lo que él me decía. Si alguna vez oponía resistencia, no había plata para nada en la casa, no le pasaba plata a mi mamá", dijo además.

Los años pasaron y aunque le costó bastante, el hombre confesó frente a sus hijos y esposa lo que hizo. Cuando lo hizo, fue la última vez que Érika vio a su madre.

Érika fue escogida mediante voto popular para llevar la bandera de Chile al evento deportivo más importante del mundo. Luego de ser nominada como embajadora de su país en el acto inaugural de los Juegos Olímpicos, decidió contar todo lo que había pasado y realizar una denuncia contra su agresor.