11 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 12 de julio de 2016, 21:49

Aspirantes a dirigir la ONU defienden sus calidades y reconocen los desafíos

Naciones Unidas, 12 jul (EFE).- Diez aspirantes a ocupar la Secretaría General de la ONU defendieron hoy las cualidades que tienen para cumplir con esa tarea y reconocieron los desafíos de la organización, incluyendo la pérdida de parte de su prestigio.

La canciller argentina, Susana Malcorra, y la hasta hace poco encargada de la ONU para el cambio climático, la costarricense Christiana Figueres, fueron dos de los participantes en el debate, del que estuvieron ausentes dos de los doce candidatos.

La ONU está buscando la persona adecuada que reemplazará a Ban Ki-moon a partir de enero próximo, o, como dijo la ex viceprimera ministra de Croacia Vesna Pusic, se necesita una persona para "un puesto difícil y complicado en una época difícil y complicada".

Uno tras otro, en dos tandas de cinco aspirantes cada una, los candidatos aportaron sus puntos de vista sobre lo que necesita actualmente la ONU, los principales desafíos a los que se enfrenta y soluciones para algunas de sus crisis.

El proceso de selección está abierto, sin un plazo determinado para la presentación de candidaturas. Será el Consejo de Seguridad el que recomiende uno o más nombres, y la decisión final quedará en manos de la Asamblea General.

La ONU ha venido observando una rotación geográfica para ocupar este puesto, y en teoría le correspondería ahora a Europa Oriental, aunque hay aspirantes de otras regiones. También está creciendo la idea de que sea una mujer quien se encargue de esas funciones.

"El secretario general necesita valentía para dirigir, humildad para oír y disposición para asociarse", afirmó la canciller argentina, que antes de ocupar ese puesto fue jefa del gabinete de Ban Ki-moon.

Figueres, la última que se sumó a la carrera para ocupar el máximo puesto de la ONU, defendió su actuación al frente de las negociaciones para definir un acuerdo global sobre el cambio climático, que culminaron en diciembre pasado en París.

Esas negociaciones, dijo hoy, "acarreaban un colapso de seis años y estaban en punto muerto", pero ella abandonó hace varios días ese puesto de la ONU satisfecha por haber podido cerrar meses antes "el acuerdo más ambicioso y legalmente vinculante".

La reforma del Consejo de Seguridad, una asignatura aún pendiente de la ONU, y el fracaso en algunas de las crisis que ha tenido que hacer frente el ente global fueron algunos de los temas que se abordaron en el debate.

No hubo oportunidad de un cruce de posiciones entre los aspirantes, que respondieron a preguntas de diplomáticos, el público presente en la sala de la Asamblea General o de dos periodistas de la cadena Al Jazeera, que moderaba el debate.

El portugués Antonio Gutérres, hasta hace pocos meses titular del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, destacó que el mundo atraviesa una "multiplicación de conflictos", los desafíos del cambio climático y la falta de recursos.

Para eso "necesitamos ahora dos cosas: liderazgo y valores. El secretario general de la ONU deber ser una sólida referencia ética", insistió el también ex primer ministro portugués.

Conflictos como el sirio y el fracaso de la ONU para cerrar esa guerra han sido uno de los procesos en los que "la ONU ha perdido más prestigio", afirmó el expresidente de Eslovenia Danilo Turk.

La croata Pusic llegó lamentó el "cinismo" que afecta a las relaciones internacionales y dijo que el secretario general de la ONU no necesita "popularidad", sino "convicción, visión, perseverancia y valentía".

Uno de los temas que surgió fueron las denuncias de abusos sexuales que ha habido en los últimos meses en misiones de paz de la ONU en África, que han dañado seriamente la imagen de la organización.

En ese sentido, Figueres insistió en que los "cascos azules" que puedan ser culpables de esos abusos deben responder ante la justicia si una "sólida investigación" confirma si responsabilidad.

"La inmunidad no puede ser impunidad", afirmó Figueres.