17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 23 de marzo de 2017, 15:37

Asesores de Comercio del TLCAN apuestan por ampliación y modernización

Acapulco (México), 23 mar (EFE).- Los representantes de Comercio que encabezaron las negociaciones del TLCAN apostaron hoy por una evolución del acuerdo entre México, EE.UU. y Canadá de 1994 que, en ningún caso, suponga una cancelación o una reducción de sus capacidades.

"El TLCAN necesita una modernización. Todas las casas deben ser pintadas cada 20 años", dijo Carla Hills, quien fue negociadora en jefe de Estados Unidos de ese acuerdo, en la 80 reunión anual de la Asociación de Bancos de México (ABM), que se celebra hasta el viernes en el balneario de Acapulco.

Para Hills, quien fue representante de Comercio de 1989 a 1993, en la Administración de George Bush padre, el acuerdo comercial quedó anticuado y no recoge temas importantes como las nuevas tecnologías o Internet, y debe modificar temas como el medioambiente o las reglas de origen.

Asimismo, recordó que hay cinco millones de trabajos en Estados Unidos relacionados con el TLCAN, destacando la importancia de este acuerdo que el presidente de EE.UU., Donald Trump, busca cambiar porque considera que perjudica la industria y el empleo de su país, en beneficio de México.

De la misma manera, recordó que los peligros actuales para el empleo radican en la automatización y la tecnología, que ha cambiado el mercado laboral y productivo, pero no en el comercio.

A su vez, el secretario de Comercio y Fomento Industrial en la Presidencia de Carlos Salinas de Gortari, Jaime Serra Puche, quien negoció el TLCAN por México, consideró que modificar el acuerdo causará un sobresalto y tendrá "costos", pero no logrará acabar con los beneficios del escrito, que puso a los tres países "en el mismo lado de la mesa".

Además, alertó que la implementación de herramientas proteccionista pueden ser "muy dañinas", y por el contrario habló de mayor integración regional y de añadir la "f de fair" (justo) al tratado, mejorando el ecosistema y la competitividad entre naciones.

"No podemos tener un libre comercio justo a menos que las tres partes se obliguen a tener las mismas condiciones", apuntó.

En términos similares habló Michael Wilson, exsecretario de Comercio de Canadá y participante en las negociaciones del TLCAN.

"Sentimos que el TLCAN debe evolucionar sobre como estamos ahora", apuntó el actual presidente de Barclays Canadá.

Citó varios puntos, como los productos agrícolas, la aclaración de controversias, el almacenamiento de información, la alineación en políticas económicas y monetarias y un mayor intercambio en materia energética.

Los tres expertos, que apenas hicieron referencia a las negociaciones de hace 25 años y centraron sus ponencias a los retos futuros, coincidieron en que las negociaciones van para largo, y tampoco aseguraron el éxito de la negociación.

El presidente de la organización civil estadounidense Council on Foreign Relations, Richard N. Haass, dio también una conferencia en la que habló de los retos existentes en muchas latitudes del mundo, desde Europa a Asia pasando por América del Norte, advirtiendo de tendencias "internacionales y locales" al populismo y otras corrientes como el nacionalismo.

Afirmó que el surgimiento del populismo en Estados Unidos hará la potencia mundial más centrada en sus problemas internos que en los asuntos exteriores, pues lo verán "como una distracción", y alertó que la expansión de esta corriente política se nutre de la "falta de oportunidades" reales entre la ciudadanía.