27 de junio
Miércoles
Muy nublado
17°
27°
Jueves
Mayormente despejado
16°
25°
Viernes
Nublado
15°
23°
Sábado
Muy nublado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 19 de junio de 2017, 01:00

Aseguran que mejor infraestructura podría evitar odisea de evacuación

Una inversión en infraestructura (Franja Costera) y viviendas dignas son la solución definitiva para las familias afectadas por las crecidas cíclicas del río Paraguay. Esa es la visión de Ricardo González, coordinador de la Pastoral Social Arquidiocesana, que año tras año encabeza campañas de colectas de víveres y frazadas para aquellos desplazados por las inundaciones.

La falta de obras definitivas hace que cada año se tenga que emprender la misma corrida y pedido de ayuda humanitaria.

Explica que es necesario elevar el nivel del suelo para proteger la costa y que tampoco basta construir viviendas dignas para los afectados, sobre todo en Asunción, pues es necesario trabajar integralmente con todas las familias.

Cada año son más los anegados, porque en vez de alejarse de las aguas van migrando al lecho hídrico y eso hace que se eternice la evacuación con toda la odisea y los gastos que implica.

Hasta el sábado, el río Paraguay se mantuvo en 5 metros y en lo que va de la crecida ya ha desplazado a 350 familias del Bañado Norte, 471 del Bañado Sur, 180 de la Chacarita. Según la Municipalidad, 1.021 familias se encuentran en distintos refugios habilitados.

Los afectados fueron trasladados del sector Ka’ikygua a refugio San Felipe; 3 de Febrero de la Chacarita a Plaza de Armas; del Bañado Norte y zona 2 del Bañado Tacumbú al refugio Mapa del Bañado Sur.

Para González, la inversión en infraestructura no solo debe darse en la capital, también en zonas de Pilar, Bajo Chaco, Concepción, etc. Señala además que se debe tener en cuenta el cambio climático que no afecta solo a ciudades costeras de Asunción, también a ciudades de grandes capitales del mundo. “Hay que prepararse para estos cambios, esto se tiene que tener en cuenta”, insiste González.

Hoy la Pastoral Social se centra en una campaña de colecta de víveres para Ñeembucú, al menos de momento en Asunción la Comuna y la Secretaría de Emergencia aún no se ven rebasados para empezar la colecta para la distribución local porque aún no se llegó al nivel crítico de inundación, que se da a partir de los 5,50 m, según Meteorología.

Ayuda. Ricardo González comenta que unas 9.000 familias fueron afectadas por la crecida en el Sur. El 75% campesinos que viven de la agricultura y tras perderlo todo es necesario llevarles una buena cantidad de víveres y frazadas porque su estadía fuera de casa podría prolongarse.

Los interesados en realizar donaciones pueden hacerlo acercando víveres al Seminario Metropolitano de 7.30 a 17.00 o colaborar con dinero para el trabajo operativo (compra de bolsas, materiales, etc.) a la cuenta de Itaú Nº 700122206. El miércoles partirá hacia el Sur una nueva cantidad de kits para los damnificados.