8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 4 de octubre de 2016, 01:00

Aseguran que el desagradable olor del Ypacaraí se debe a caracolillos

Técnicos aseguran que los mejillones son de origen asiático, que quedan descubiertos en la playa, mueren y fermentan por el calor. Implementan varios proyectos para la recuperación del lago.

Según el encargado del centro de informaciones de la Itaipú Binacional en San Bernardino, Juan Núñez, los olores desagradables se desprenden del caparazón de esta especie que invadió el lago desde hace un tiempo.

El funcionario afirmó que estos mejillones dorados o caracolillos no son originalmente de América, sino de Asia. La hipótesis manejada sobre cómo lograron parar en el lugar es que serían introducidas accidentalmente por embarcaciones marinas y llegarían a las playas del lago ingresando por el río Salado, que conecta al Ypacaraí con el río Paraguay.

De acuerdo con expertos internacionales, entre los efectos que ocasiona el mejillón se encuentra el daño de tuberías de captación de agua, disminución de la disponibilidad de alimento para el resto de la fauna, asfixia a plantas y troncos acuáticos entre otros.

Proyectos. Núñez comentó que actualmente existen cerca de 20 trabajos en el sitio, financiados por la binacional con una inversión que significaría cerca de USD 1.500.000.

Uno de los proyectos implementados es la utilización de boyas que emiten ondas de ultra sonidos que desintegran la membranas de las cianobacterias sin afectar ningún otro ser vivo.

Igualmente realizan la campaña de muestreo de calidad de agua a cargo del Centro Multidisciplinario De Investigaciones Tecnológicas (CEMIT) de la Universidad Nacional de Asunción en donde analizan los parámetros en 6 puntos del lago además de los arroyos y ríos que desembocan en el Ypacaraí.

Además cuentan con estaciones automáticas instaladas en el agua en su afluente y efluente que son alimentadas por la energía solar. Los sensores con que cuentan, miden la calidad de parámetros como la temperatura, la turbidez, conductividad y oxígenos disueltos, que según explicó, miden cada 20 minutos las 24 horas.

Otro método implementado es el de biorremediación que consiste en utilizar plantas acuáticas que depuran el agua que absorben los contaminantes y así liberan oxígeno. Sostuvo que también realizaron el tratamiento biológico con alevines en donde sembraron cerca de 45 mil peces.