3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 22 de julio de 2016, 14:34

Arrebatar al EI todo territorio es clave para reducir los atentados, según la ONU

Naciones Unidas, 22 jul (EFE).- Arrebatar al Estado Islámico (EI) todo el territorio que controla en Siria e Irak es una de las claves para reducir el número de atentados terroristas cometidos por personas que se inspiran en este grupo, según la ONU.

Así lo aseguró hoy el director ejecutivo del Comité contra el Terrorismo del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Jean-Paul Laborde, tras los últimos ataques perpetrados por llamados "lobos solitarios" en distintos países.

"La primera acción es reducir a cero el territorio de Daesh (Estado Islámico), para que el llamado califato no pueda ser una esperanza para nadie", explicó Laborde sobre las medidas para luchar contra este tipo de acciones terroristas.

Según el responsable de la ONU, mientras haya zonas bajo control del EI habrá personas que tengan la "esperanza" de sumarse a esa suerte de estado o de llevar a cabo ataques en su nombre.

En paralelo, Laborde defendió la importancia de trabajar contra la propaganda que los yihadistas diseminan a través de internet y de mejorar la cooperación con la sociedad civil para detectar a potenciales terroristas.

En ese sentido, abogó por mejorar las relaciones entre policía y sociedad con el fin de que los ciudadanos alerten a las autoridades sobre personas que puedan ser peligrosas.

Pese a que considera fundamental avanzar contra el EI en Irak y Siria, Laborde dejó claro que esos retrocesos militares no impactan directamente en la capacidad del grupo para llevar a cabo o inspirar ataques en otros lugares.

"Es probable que los atentados terroristas continúen", explicó, subrayando que poco a poco el EI ha ido pasando de ser una fuerza militar sobre el terreno a una organización terrorista más tradicional, con células cuya capacidad no se ve afectada directamente por las derrotas que está sufriendo en sus bastiones.

Así, Laborde apuntó que, pese a sus retrocesos en Irak y Siria, el EI cometió o inspiró al menos 393 ataques en 16 países distintos durante el último Ramadán, de principios de junio a principios de julio.

Como ejemplo de lo difícil que resulta impedir esas acciones destacó la "extrema simplicidad de los medios" utilizados en el reciente ataque con un camión en la ciudad francesa de Niza.

Al mismo tiempo, reconoció que el EI ha demostrado tener capacidad para coordinar ataques valiéndose de combatientes que retornan a sus países de origen desde Oriente Medio y defendió la necesidad de que las autoridades refuercen las medidas para controlar esos flujos.

Concretamente, llamó a todos los Gobiernos a establecer y utilizar cuanto antes sistemas avanzados de información sobre pasajeros aéreos.

Según dijo, actualmente solo 56 países disponen de esos mecanismos y no todos ellos los utilizan.

Además, animó a seguir trabajando para cortar vías de financiación a los yihadistas, que están pasando a utilizar herramientas típicas del crimen organizado ante las crecientes dificultades que encuentran para la venta de petróleo, gas y obras de arte.