19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
14°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Parcialmente nublado
10°
22°
Martes
Despejado
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 2 de mayo de 2017, 09:41

Argentina cree que la decisión de Maduro es "echar gasolina al fuego"

Buenos Aires, 2 may (EFE).- La canciller argentina, Susana Malcorra, reafirmó que su país no tiene una "agenda destituyente" respecto a Venezuela y consideró que la llamada del presidente de ese país, Nicolás Maduro, a cambiar la Constitución es como "echar nafta (gasolina) al fuego", informaron hoy fuentes oficiales.

"Si bien está en la Constitución me parece que en este momento es casi como echar nafta al fuego. Tenemos que evaluarlo, pero pareciera que todo el mundo está doblando la apuesta y no está pensando que los que se mueren en la calle, sea cual sea el color político, son venezolanos", dijo, en declaraciones al canal TN difundidas hoy por la Cancillería en un comunicado.

Además, pese a los fuertes cruces de acusaciones mantenidos con funcionarios venezolanos, Malcorra incidió en que Argentina no tiene una "agenda destituyente" porque no están "pensando en que caiga el Gobierno del Presidente Maduro a través de un esquema de golpe".

"Creemos que tienen que funcionar todas las herramientas existentes e ir a un esquema de elecciones en el que gane aquél que el pueblo decide que gana", apuntó.

La funcionaria reiteró también la adhesión de Argentina a la postura del papa Francisco respecto a Venezuela, tal y como ya había manifestado el Gobierno de Mauricio Macri el pasado fin de semana en un comunicado conjunto con Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Perú, Paraguay y Uruguay.

"Lo que su Santidad indica -y fue parte también de lo que hablamos cuando yo estuve en Roma hace unos días- es que ya quiere empezar a precisar los temas y fijar fechas y que no es una discusión sin final", señaló.

"Y para eso es importante la participación y el compromiso del Gobierno venezolano pero también de la oposición, donde hay que asegurarse que todo el mundo comparte un objetivo y comparte la forma de llegar a ese objetivo", prosiguió.

En el texto conjunto, los países firmantes exigieron "el cese de los actos de violencia, la plena vigencia del Estado de Derecho, la liberación de los presos políticos, la plena restitución de las prerrogativas de la Asamblea Nacional (órgano del Poder Legislativo, controlado por la oposición), y la definición de un cronograma electoral".

Maduro, por su parte, instó este lunes a iniciar un proceso para modificar la Carta Magna venezolana, un paso que la oposición ha calificado de golpe de Estado y por el que ha llamado a los venezolanos a "rebelarse" para evitar la disolución de la república.

El anuncio llega en medio de fuertes tensiones en las calles, tras un mes de protestas antigubernamentales.