17 de agosto
Jueves
Parcialmente nublado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
viernes 31 de marzo de 2017, 01:00

APP no deben convertirse en deuda pública, dice vicepresidente del BM

Ante un entorno fiscal bastante complejo en toda la región, las normativas de alianza público privada (APP) son opciones más que válidas para desarrollar la infraestructura de los países, manifestó ayer Jorge Familiar, vicepresidente de América Latina y el Caribe del Banco Mundial (BM).

Sin embargo, aclaró que el riesgo de esta herramienta debe transferirse realmente al sector privado y que no se convierta más adelante en deuda pública. Fue durante su intervención como panelista del Foro internacional perspectivas regionales: Retomando el camino del crecimiento, que se desarrolló ayer en el Banco Central del Paraguay (BCP), en el marco de la Reunión Anual de la Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Participaron además como panelistas Julio Velarde, presidente del Banco Central del Perú; Santiago Levy, vicepresidente de sectores y conocimientos del BID; Mario Bergara, presidente del Banco Central del Uruguay; Santiago Peña, ministro de Hacienda de Paraguay; y Carlos Fernández Valdovinos, presidente del BCP. Hubo una masiva concurrencia y el salón del BCP no dio abasto.

“Creo que el tema que sale con mayor frecuencia y más alto en la lista de los ministros de Finanzas es el tema de las participaciones público privadas. Hay un gran interés en la región en trabajar y establecer los marcos regulatorios. En materia de asociaciones público privadas, hay que garantizar que, en efecto, se separen los riesgos y que estos riesgos se transfieran verdaderamente al sector privado. Hay una verdadera intención de que esto no se convierta en deuda pública a lo largo del tiempo, y que la ejecución sea adecuada y efectiva”, aseveró Familiar.

Continuó: “Hablamos de un entorno fiscal más complejo de toda la región; entonces, nosotros vemos que cuando se habla de infraestructura es un poco ocioso a estas alturas hablar de déficit de infraestructura, es evidente que lo tenemos, es evidente que es muy significativo y por lo tanto, cuando combinamos estos dos factores, tenemos que sacar lo más que se pueda con lo que tenemos”.

Dijo que para llevar adelante este tipo de proyectos se debe contar con instituciones sólidas que tengan aplicaciones prácticas y útiles.

En el caso de Paraguay, hace unas semanas se firmó el primer contrato vía APP para la duplicación de las rutas 2 y 7. En este proyecto, que se otorgó al consorcio liderado por la española Sacyr –único oferente de la licitación– el MOPC asumió varios riesgos que comprometen las finanzas públicas. Incluso, una cláusula del contrato da la potestad al consorcio a que, de no conseguir el préstamo para la financiación, obligará a Obras Públicas a pagar el exorbitante monto de 52 millones de dólares por las obras que se realizarán antes del acuerdo con los bancos financistas.

Otro polémico proyecto es para la modernización del Aeropuerto Silvio Pettirossi, que también se quiere otorgar a Sacyr. Aunque hasta ahora no se adjudicó, todo indica que sí se hará. Este proyecto incluso ya tiene una auditoría de la Contraloría y una denuncia penal.