23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Despejado
25°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Muy nublado
20°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
viernes 17 de marzo de 2017, 02:00

Aplazados

Wendy Marton – En TW @WendyMarton
Por Wendy Marton

¿Recuerda cuándo fue la última vez que el Consejo de Empresas Públicas dio a conocer la situación de todas las instituciones que fiscaliza y cuáles fueron las notas que obtuvieron o qué recomendaciones de mejora recibieron?

La transparencia en materia de información sobre la situación real de las empresas estatales nunca llegó. Hace tiempo que el Consejo de Empresas Públicas dejó de dar informes sobre los avances realizados por los distintos administradores de las empresas públicas. Tampoco se publica el resultado de la evaluación trimestral realizada a las empresas públicas, ni la calificación que reciben.

La página web del Ministerio de Hacienda carece de información actualizada sobre este tema, y los últimos datos corresponden a evaluaciones del año 2014.

Como usuarios de los servicios que ofrecen las empresas públicas, entendemos que existe un periodo de tiempo en que deben analizarse las tarifas y de ser necesario reajustarse. Pero también como dueños de las empresas nos merecemos una explicación sobre la administración de estas instituciones y qué se está haciendo para mejorar la gestión.

Desde hace tiempo, no se sabe qué fue lo decidido en la última reunión del Consejo de Empresas Públicas, no hay datos sobre la deuda de las empresas con el fisco, ni del fisco con estas empresas, o entre empresas; cuánto se avanzó en el combate a las pérdidas de energía o de agua; las inversiones en telefonía, o en la producción de alcohol para consumo.

A fines de diciembre, el presidente del Consejo de Empresas Públicas, Santiago Peña, señaló que no se incrementarían este año las tarifas de agua, luz y teléfono, pues las empresas públicas debían seguir trabajando en mejorar su eficiencia.

Aunque el Estado incrementó su nivel de endeudamiento con la emisión de bonos del Tesoro en el mercado internacional y destinó gran parte de los fondos a mejorar empresas, como la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), siguen ofreciendo un servicio deficiente.

En relación con la Compañía Paraguaya de Comunicaciones (Copaco), la institución continúa prestando un servicio cada vez más deficiente, y lograr la reparación de una línea averiada o la reposición del servicio de internet es toda una odisea.

La Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap) tampoco se queda atrás en lo que respecta a ofrecer mal servicio. Cada verano los usuarios de la aguatera estatal deben rezar para que el abastecimiento del agua sea permanente.

Tampoco hay datos sobre Petróleos Paraguayos (Petropar), Cañas Paraguayas (Capasa), Industria Nacional del Cemento (INC) o la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac). La obligación de los administradores estatales es buscar brindar el mejor servicio a la ciudadanía, demostrando que si fueron elegidos para formar parte de la "selección nacional", es porque buscarán lo mejor para la población.