24 de abril
Lunes
Nublado con chubascos
21°
31°
Martes
Mayormente nublado con tormentas
15°
29°
Miércoles
Mayormente despejado
20°
Jueves
Despejado
20°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
martes 14 de marzo de 2017, 02:00

ANDE impone aumentos al usuario sin mejorar servicios

El anuncio de que la ANDE aumentará entre el 10 y el 20 por ciento de la tarifa a los usuarios que consuman más de 300 kWh al mes, ha causado mucha indignación en la ciudadanía, que viene sufriendo constantes cortes del servicio y muy pocos signos de mejoría. Según los especialistas, es un golpe que afecta principalmente a la clase media y a las micro y pequeñas industrias, mientras los consumidores de lujos residenciales en media tensión pagan una tarifa disfrazada, mucho más baja. Otra situación enojosa es que los entes públicos siguen adeudando cerca de G. 200.000 millones al ente y gozan de impunidad. Hay que plantear una mejor gestión del recurso eléctrico, una de las principales riquezas del país.

En medio de las interminables peleas políticas en torno al plan de reelección presidencial, en estos días estalló una noticia que provocó la alarma y la indignación de la ciudadanía, cuando la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) anunció que desde marzo subirá la tarifa por el servicio de energía eléctrica entre un 10 y 20%, para quienes consuman más de 300 kWh al mes, es decir, para todos aquellos que paguen como mínimo unos 110.000 guaraníes al mes.

Aunque el anuncio dejó explícito que no afectará a los sectores más humildes que están beneficiados con la tarifa social, se estima que sí impactará en unos 544.000 usuarios, el 40% de quienes reciben el servicio, en su mayoría de clase media, incluyendo a las micro y pequeñas industrias. Llamativamente, según han destacado especialistas en cuestiones energéticas, el incremento no afectará mucho a consumidores de media y alta tensión, a quienes se privilegia y oculta en una categoría de media tensión que no diferencia categorías comerciales, residenciales y generales, y que tienen hasta transformadores propios para alimentar a lujosas instalaciones.

La principal causa que genera indignación, sin embargo, es que la ANDE impone el aumento en circunstancias en que existe un descontento general por el pésimo servicio que viene prestando el ente, al someter a la mayoría de sus usuarios a constantes cortes del flujo de energía eléctrica, principalmente en situaciones climáticas adversas de viento y lluvia, como también en épocas de elevada temperatura, precisamente cuando la población más necesita del servicio. Comunidades enteras que suelen quedar sin energía eléctrica por largas horas, a veces incluso durante varios días, con las graves pérdidas económicas y la incomodidad que ello significa, no pueden mostrarse muy contentas con la noticia de que a partir de ahora deberán pagar más por un servicio que está lejos de mejorar.

Otras situaciones que causan enojo es saber que hay instituciones del Estado que siguen adeudando cerca de 200.000 millones de guaraníes a la ANDE y, sin embargo, no se les corta el servicio, como sí se hace con cualquier ciudadano común. O saber que los funcionarios del ente solo pagan la mitad de la tarifa, y que incluso hay políticos avivados, senadores de la Nación, que estaban pagando solo la tarifa mínima por sus influencias con el poder.

Más allá de los cacerolazos de indignación popular, hay que plantear a nivel nacional una mejor gestión del recurso eléctrico, una de las principales riquezas del país.