8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 30 de agosto de 2016, 05:14

Amatrice despide hoy a sus 232 muertos con un funeral de Estado

Roma, 30 ago (EFE).- Amatrice, el municipio más habitado de los que fueron destruidos por el terremoto del pasado 24 de agosto en el centro de Italia, despedirá hoy a las 18.00 horas (16.00 GMT) con un funeral de Estado a los 232 muertos en la localidad.

La Protección Civil confirmó hoy que la cifra total de muertos tras el terremoto era de 292, pero continúan las labores de desescombro en búsqueda de nuevas víctimas aunque no se tiene certeza de que haya más desaparecidos.

Después del funeral del pasado 26 de agosto en Ascoli Piceno por las 49 víctimas de la región de Las Marcas, hoy en Amatrice se dará el último adiós al resto de las víctimas - 232 de Amatrice y 11 en Accumoli - del seísmo de magnitud 6 en la escala Ritcher que azotó el centro de Italia.

A la ceremonia fúnebre que se celebrará en una explanada en Amatrice asistirán el jefe del Estado, Sergio Mattarela, el primer ministro, Matteo Renzi, y otros altos cargos del Estado.

El obispo de Rieti, Domenico Pompili, celebrará el funeral ante sólo 37 ataúdes de habitantes fallecidos de Amatrice.

El resto de los cuerpos fueron llevados a Rieti, donde en un primer momento se iban a celebrar las exequias, mientras otros fallecidos fueron trasladados a Roma por decisión de sus familias ya que muchos eran veraneantes que residían en la capital.

En la explanada se ha instalado en pocas horas una enorme estructura blanca para celebrar la misa a la que asistirán los habitantes de Amatrice, entre ellos el millar de desalojados que duerme en las tiendas instaladas en la zona.

Por motivos de seguridad se había preferido el área del aeropuerto en Rieti, pero el alcalde de Amatrice, Sergio Pirozzi, pidió al Gobierno que no se añadiera más sufrimiento "a una población devastada por el dolor" y afirmó que "no se puede obligar a un pueblo a ir lejos de donde ha vivido su gente".

Tras las protestas de los amatrichianos, el primer ministro Renzi aseguró que el funeral sería en este municipio como "era sacrosanto que fuera".