9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
jueves 7 de julio de 2016, 01:00

Alumnos de la UNA deben seguir alertas ante la corrupción

En la Universidad Nacional de Asunción, meses después del #UNAnotecalles, la llama continúa encendida, porque lamentablemente lograr la transparencia en nuestras instituciones no es tarea fácil. Ahora son los estudiantes de la Facultad de Economía quienes toman la posta y se manifiestan en repudio por la separación del cargo del decano Hugo Checo. Los universitarios deben seguir alertas para que nadie les robe el sueño de lograr la transparencia en la UNA.

Aunque pasaron varios meses desde la primavera estudiantil, que logró revivir en el Paraguay la rebeldía de los estudiantes con el unánime grito de #UNAnotecalles, algunos rescoldos de aquella hoguera que buscó erradicar la corrupción en la Universidad Nacional siguen ardiendo.

La revuelta estudiantil iniciada en octubre del año pasado ocasionó la renuncia obligada de más de una decena de autoridades, así como el procesamiento de unos 50 altos funcionarios. Aquel tsunami se inició como una respuesta de indignación motivada por los reportajes investigativos que ÚLTIMA HORA publicó desde el 8 de setiembre, en los que se revelaba el esquema que el entonces rector de la UNA, Froilán Peralta, instaló para favorecer con rubros docentes a sus familiares y amigos. La indignación se concretó con marchas de protesta y tomas de la sede del Rectorado y de varias facultades.

El primero en caer fue el propio rector Froilán Peralta, quien, tras negarse a renunciar y permanecer escondido durante varios días, finalmente fue imputado por la Fiscalía, presentó su renuncia y acabó preso por unos días, en una acción que ni su entonces poderoso padrino político, el senador colorado Juan Carlos Calé Galaverna, logró evitar.

Los universitarios lograron terminar con años de corrupción y prebendas, pero es evidente que en la UNA no todo ha cambiado.

Ahora los estudiantes de la Facultad de Economía vuelven a protestar y esta vez es en repudio de la separación del cargo del decano Hugo Checo. Los alumnos de las carreras de Economía, Contabilidad y Administración decidieron encerrarse dentro de las oficinas del Decanato, mientras que un grupo de estudiantes tomó la filial de Economía en Santaní.

Los jóvenes piden la renuncia de todo el Consejo Directivo, pues consideran un "atropello" al Estatuto de la UNA la salida del decano Checo. Y para afirmar esto se basan en el artículo 37 del reglamento, que establece que el Consejo puede remover al decano, pero "previo sumario".

Observar que la rebeldía estudiantil sigue vigente, que no se ha apagado la llama de #UNAnotecalles es una buena noticia para el país. El futuro de este país también depende de que se logre una universidad sin corrupción, sin secretarias vip y privilegiados que acaparan el presupuesto que debería ser invertido en mejor infraestructura para los estudiantes.

Con corrupción y mediocridad en la UNA el Paraguay seguirá estancado. Necesitamos seguir buscando la excelencia; necesitamos seguir apostando a la construcción de una academia que genere pensamiento, genere conocimientos y que también forme ciudadanos críticos. Por todo esto, el gran desafío es que los universitarios no bajen los brazos y continúen alertas.