3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
28°
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 23 de agosto de 2016, 11:51

Alto el fuego entre el régimen y los kurdos tras cinco días de combates

El Cairo, 23 ago (EFE).- Las fuerzas kurdas y el régimen sirio llegaron hoy a un acuerdo de alto el fuego en la ciudad de Al Hasaka (noreste) tras cinco días de combates, los primeros de esta magnitud registrados entre ambos bandos desde el comienzo de la guerra civil Siria en 2011.

Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, de sus siglas en kurdo) y la ONG Observatorio Sirio de Derechos Humanos publicaron hoy el acuerdo de cese de hostilidades, que estipula la retirada de las fuerzas gubernamentales de Al Hasaka.

Los barrios que conquistaron en los últimos días los kurdos, que controlan el 90 por ciento de la urbe, quedarán bajo la protección de las fuerzas de seguridad kurdas Asayish, según el texto.

Sin embargo, la Policía siria continuará presente en la ciudad y se hará cargo de la protección de un complejo de seguridad en el que permanecerán representantes de departamentos gubernamentales, pero en el que no se permitirá la presencia de soldados del régimen o de la milicia progubernamental Defensa Civil.

El pacto, alcanzado gracias a la mediación de notables locales, busca poner fin a varios días de violencia entre las dos partes, que estalló el pasado jueves después de que el ejército sirio bombardeara por primera vez posiciones kurdas en Al Hasaka.

La televisión oficial siria confirmó el alto el fuego aunque no hizo ninguna referencia a la retirada del Ejército de la urbe.

Según la versión oficial, el cese de hostilidades estipula "la apertura de la carretera entre las ciudades de Al Hasaka y Qamishli, a 73 kilómetros al norte de la primera ciudad, y de todas las carreteras que conducen a las posiciones del Ejército tanto dentro como fuera de la ciudad".

Asimismo, según la versión oficial, el acuerdo contempla la entrega de los heridos y los cadáveres, así como el intercambio de prisioneros a partir de las 21.00 hora local de hoy.

La fuente agregó que el escrito comprende "la continuación de la acción para ayudar a la solución de la cuestión kurda", sin ofrecer más detalles, así como el comienzo de un diálogo sobre la situación de los funcionarios públicos de la ciudad que fueron despedidos de sus cargos.

El régimen y los kurdos habían compartido hasta el momento el control de la ciudad, en la que numerosos civiles se han visto afectados por los choques armados, con decenas de muertos y heridos según el Observatorio.

Por otra parte, el Observatorio informó hoy de que las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza kurda árabe en la que las YPG tienen un papel destacado, arrebataron a los milicianos del régimen sirio el control de cinco aldeas cercanas de Al Hasaka.

Las cinco localidades, que estaban en manos de la Defensa Civil y fueron tomadas por los kurdos entre ayer y hoy, están ubicadas cerca del estratégico monte Kaukab, el cual se sitúa a unos 10 kilómetros al este de la ciudad.

El nuevo conflicto abierto entre los kurdos y Damasco podría afectar a la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), en la que las fuerzas kurdas se han situado en primera línea de batalla y han conseguido victorias destacadas, la última en la ciudad de Manbech.

De hecho, según las YPG, el ataque del Gobierno sirio pretendía "frustrar" su campaña contra el EI en otras partes del país, mientras que el Ejército sirio acusó a las fuerzas kurdas de intentar hacerse con el control de Al Hasaka.

Hoy mismo, las FSD perdieron el control de tres aldeas a manos del EI, después de duros combates en las proximidades de la ciudad de Al Shadadi, al sur de Al Hasaka, según el Observatorio.

En otro frente y casi dos semanas después de haber expulsado al EI de Manbech (noreste), los kurdos están avanzando desde el sur hacia la ciudad de Yarabulus, último feudo del grupo yihadista en la zona norteña de Siria fronteriza con Turquía.

El Ejército turco bombardeó en las últimas 24 horas con artillería posiciones del EI en Yarabulus, tras caer morteros disparados desde esta zona en el sur de Turquía.

Según medios turcos y agencias prokurdas, esos bombardeos también fueron dirigidos contra fuerzas kurdas, ya que Ankara teme que los kurdos sirios se hagan aún más fuertes en las zonas fronterizas, donde han proclamado cuatro enclaves independientes, lo cual podría dar alas a la guerrilla kurdoturca.

Yarabulus ha sido escenario desde hace varios días de bombardeos turcos para facilitar la entrada desde Turquía de grupos rebeldes sirios cercanos a Ankara y que estos tomen el control de la localidad, antes de que lo hagan los kurdos.

Según informaron hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos y la agencia prokurda ANHA, el comandante kurdosirio Abdelsatar al Yader, jefe del recién formado Consejo Militar de Yarabulus y crítico con Turquía, fue asesinado en las últimas horas en una localidad de la provincia de Alepo (norte) por supuestos agentes turcos.