25 de junio
Lunes
Mayormente nublado
20°
28°
Martes
Parcialmente nublado
19°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
28°
Jueves
Mayormente nublado
16°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 8 de junio de 2017, 01:00

Allanan casa abandonada y atrapan a un ex convicto y su grupo en Capiatá

En Capiatá, zona del barrio Kennedy, allanaron una casa abandonada que era utilizada como aguantadero por supuestos ladrones y rescataron evidencias del lugar, con la presunción de que son elementos de origen dudoso.

En la mañana de ayer encontraron y aprehendieron a cuatro jóvenes, de los cuales uno permanece detenido en la Comisaría Centro 001; el resto de los sospechados fueron puestos en libertad.

Se trata de Ramón Alejandro Ferreira Centurión, alias Anaconda, ex convicto con frondosos antecedentes, quien abandonó el mes pasado la cárcel de Tacumbú, según la Policía.

El mismo estaba guarecido en la vivienda abandonada junto con sus supuestos cómplices, quienes, tras ser denunciados por testigos, fueron sorprendidos por agentes policiales de la jurisdicción.

Los intervinientes manifestaron que Ferreira nuevamente tiene en su haber varias denuncias por robo, a diferencia de los demás que estuvieron en el aguantadero, aparentemente consumiendo bebidas alcohólicas y drogas e intercambiándose los elementos que tenían en su poder.

INCAUTADOS. La Policía incautó un total de quince aparatos celulares, una moto desarmada y sus partes distribuidas en el aguantadero, además de tocos de droga. Los agentes sospechan que los jóvenes son asaltantes que mantienen en zozobra a vecinos del barrio Kennedy.

Ayer, en horas de la siesta, nuevamente los tres jóvenes fueron liberados por el Ministerio Público, ya que no tenían órdenes de captura, pero tenían en la casa abandonada los equipos telefónicos cuyo origen no pudieron explicar, según los datos.

El ex convicto permanece en la sede policial y aguarda la disposición de la Justicia para conocer si será nuevamente derivado a la cárcel.

Los aparatos celulares, además de la moto y sus partes, fueron entregados a la policía para su verificación, de manera a conocer a quiénes corresponden y si se trata de equipos que fueron denunciados como robados.