17 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 31 de marzo de 2017, 01:00

Algo “raro” sucede en Paraguay

Los ciudadanos comunes que soñamos con una patria mejor y que luchamos con otros por hacerla realidad notamos algo “raro” en estos días.

La rareza no está en que desconozcamos lo que está sucediendo (corrupción) a nivel del Poder Legislativo sino la poca vergüenza y ética política con que se está realizando.

Por supuesto, muchos de nosotros estamos convencidos de que en adelante debe de haber la posibilidad de un segundo mandato en la presidencia, si el pueblo lo votara.

Pero el modo como ahora se quiere lograr a toda prisa, no importando el modo de conculcar reglamentos o de comprar voluntades de senadores dando un pésimo ejemplo de civilidad al pueblo soberano, es realmente un atropello. La conducta de una gran parte de los senadores bien se merece aquello que dijeron en su juramento de que “Dios y la patria se lo demande”. Una demanda que tiene como dirección el penal de Tacumbú.

Paralelamente, también, notamos algo “raro” en la reacción de parte de la población asuncena.

La rareza tampoco está en que desconozcamos uno de los fallos del pueblo (apatía) sino su presencia en alto grado en un momento de tanta importancia.

El tema de la reelección por la que se exige la enmienda de un artículo de la Constitución se está llevando como se han realizado las elecciones anteriores: Los votos se compran para conseguir la victoria y la Justicia calla e ignora las pocas protestas por esta realidad. Estamos en el reino de la impunidad.

¿Qué nos está pasando para que los senadores que dicen representarnos sean tan corruptos y el pueblo que un día les dio el mandato no salte con indignación y se lo quite de una vez?

De seguir así acabaremos en una dictadura de la que librarnos nos costará muchos años y víctimas.

Todavía estamos a tiempo de prevenir que eso suceda.