9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 9 de septiembre de 2016, 08:12

Alemania destruirá 500 toneladas de productos químicos del arsenal libio

El Gobierno alemán confirmó este viernes que durante los próximos meses se destruirán en territorio nacional 500 toneladas de productos químicos del arsenal libio en el marco del acuerdo internacional para evitar que caigan en manos de yihadistas.
EFE

El material, según explicaron las Fuerzas Armadas alemanas en un comunicado, partió a finales de agosto en 23 contenedores del puerto libio de Misrata en un carguero danés escoltado por unidades danesas, británicas y españolas, para arribar al puerto de Bremen (norte de Alemania) el pasado 6 de septiembre.

La eliminación de este material, procedente del arsenal acumulado durante el régimen de Muamar al Gadafi, se realizará en un centro especializado en la destrucción de armas químicas situado en Münster.

Según explicó el portavoz de ese centro, Frank Lorkowski, los productos que deben ser destruidos no son armas químicas, sino químicos industriales que podrían ser procesados para la fabricación de armas, y se espera que la tarea esté finalizada para el próximo mes de julio.

"Debemos evitar que químicos tóxicos caigan en las manos equivocadas y queremos así contribuir a la seguridad de Alemania, de Europa y, naturalmente, de Libia", manifestó el ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier en otro comunicado.

El pasado julio el Consejo de Seguridad de la ONU autorizó la salida de Libia del arsenal químico que quedaba en el país para proceder a su destrucción ante la posibilidad de que "agentes no estatales" como los yihadistas del Estado Islámico (EI) pudieran hacerse con ese armamento.

Frente a las normas internacionales que establecen que la eliminación de armas químicas debe hacerse dentro de cada país, se aprobó por unanimidad una excepción en este caso ante el conflicto en el que se encuentra inmersa Libia desde la caída del régimen de Gadafi.